La plantilla del Elche disfruta de su fin de semana de descanso después de haberse ejercitado, de lunes a viernes, en el campo municipal José Díez Iborra, a pesar del parón de la competición en Primera División. Los lesionados Edgar Badia, Lucas Boyé, Fidel Chaves y Sánchez Miño han trabajado durante los últimos cinco días al margen del grupo y a partir del lunes esperan ir volviendo a unirse a las órdenes de Jorge Almirón.

El que lo tiene más difícil para estar en el Ciutat de València es Fidel, con una pequeña rotura muscular en el sóleo de su pierna izquierda. El extremo onubense va a ser complicado que esté disponible para medirse al Levante, en un nuevo duelo directo por la salvación.

Jorge Almirón va a contar con muchas dudas en el costado izquierdo del equipo dado que, además de Fidel, Sánchez Miño también está con problemas en el gemelo; Youssouf Koné tiene partido este viernes con la selección de Mali; y Emiliano Rigoni deberá estar, como mínimo, un mes de baja por un esguince en la clavícula izquierda.

Las notas positivas las han protagonizado Guido Carrillo y Víctor Rodríguez, preparados para recibir el alta para competir. El canterano Diego Bri sigue recuperándose de un golpe que sufrió con el Ilicitano y esta semana también aprovechará el descanso del filial para ponerse al cien por cien.