En muchas ocasiones hemos oído hablar de ofertas que incluyen productos con un precio muy superior al indicado por los comercios debido a un error tipográfico. Ocurrió también con FNAC, que marcó un Huawei P30, que tenía un precio de venta al público de 699,90 euros, al precio de 139,90 euros. Y el error era aún peor pues el precio para socios era todavía más reducido.

Todo pasó el 22 de octubre del pasado 2019 y se produjeron casi 13.000 pedidos online en la web de FNAC antes de que la empresa se diese cuenta del error y lo subsanase. ¿Cómo? Devolviendo el teléfono móvil a su precio original y cancelando todos y cada uno de los pedidos recibidos con el precio equivocado. Ahora, un tribunal da la razón a los consumidores y obliga a la compañía a entregar los teléfonos al precio indicado, tuviese o no tuviese un error.

FNAC debe 12.911 Huawei P30

Como decíamos, FNAC marcó mal el precio de los Huawei P30 y durante bastante tiempo recibieron pedidos en los que se solicitaba el terminal a un precio de 139,90 euros, cuando su precio debía ser de 699,90 euros. Los socios, además, pudieron hacerse con él por 124,90 hasta que la empresa, tras haber confirmado y aceptado los pedidos en primera instancia, procedió a cancelar todos los pedidos alegando un error en el precio de venta del terminal.

Fue entonces cuando la Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana decidió demandar a FNAC por haber cancelado de forma indebida un total de 12.911 pedidos. La Unión de Consumidores ha ido oponiéndose a cada contrademanda presentada por FNAC hasta que, ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid o TSJM ha desestimado la última contrademanda presentada por FNAC.

FNAC pierde y tendrá que entregar casi 13.000 Huawei P30 con un 80% de descuento

FNAC llegó a demandar ante el TSJM la nulidad dictaminada por la Junta Arbitral Nacional de Consumo, y la compañía acaba de perder. Además, el TSJM ha establecido una sentencia contra la que no cabe recurso alguno y en la que obliga a la empresa, FNAC, a facilitar los teléfonos originales al precio al que fueron vendidos con el error tipográfico incluido.

Así pues, FNAC está obligada a entregar 12.911 Huawei P30 a los usuarios que los pidieron originalmente a un precio de 139,90 euros, y a un precio de 124,90 euros para los socios de FNAC que lo solicitaron en su momento. Junto a todo esto, a FNAC se le reclaman las costas procesales al haberse estimado que obró de forma incorrecta con en las cancelaciones.

Vía | El Economista