El Comité de Competición ha decidido castigar con cuatro partidos de sanción a íñigo Martínez por el rifirrafe que mantuvo con Sergio Léon el pasado viernes a la conclusión del partido contra el Levante. Esao significa que, al tratarse de más de tres encuentros, no puede actuar mañana en la semifinal ante el mismo equipo granota. El Athletic, que presentó alegaciones ante esa acción por haber incurrido una provocación y tratarse de un toque en la cara muy leve, ve desproporcionado el castigo y tratará de pedir la suspensión cautelar de la sanción para que pueda saltar al campo mañana a superar el 1-1 de la ida en San Mamés.

Competición se agarra al Código Disciplinario de la RFEF. Artículo 98:

1. Agredir a otro, sin causar lesión, ponderándose como factor determinante del elemento
doloso, necesario en esta infracción, la circunstancia de que la acción tenga lugar estando
el juego detenido o a distancia tal de donde el mismo se desarrolla que resulte imposible
intervenir en un lance de aquél, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos.
2. Se sancionará con suspensión de seis a quince partidos cuando se origine lesión que
determine la baja del ofendido, siempre que no constituya falta más grave.
3. Cuando el infractor sea un médico, ATS/DUE o fisioterapeuta de los equipos
contendientes acarreará la imposición de la sanción de suspensión entre seis y ocho meses,
salvo que el hecho fuere constitutivo de infracción de mayor gravedad, con la accesoria
pecuniaria correspondiente.