Translate Google:

Con Trump o Biden, EEUU mantendría su política de Estado contra Venezuela - AmericaEconomica.com

1 semana publicado18
Compartir en Redes Sociales
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Whatsapp

El analista internacional del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional (IAEDEN), Vladimir Adrianza, duda que Washington cambie su posición con respecto a Caracas, pues a su juicio Trump y Biden "son dos caras de una misma moneda".

"Venezuela ha sido parte de la campaña interna de Estados Unidos para mostrar lo que no se debe hacer según ellos en un país. La política de Estados Unidos hacia Venezuela se ha convertido en política de Estado y ellos por razón de retroceso de su geopolítica mundial requieren controlar América Latina de una u otra forma. Eso no va a cambiar respecto a Venezuela", expresó Adrianza en conversación con esta agencia.

En marzo de 2015, el entonces presidente Barack Obama (2009-2017) emitió una orden ejecutiva en la que declaró una "emergencia nacional" por la amenaza "inusual y extraordinaria" a la seguridad nacional y a la política exterior causada por la situación en Venezuela.

Adrianza, profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), recordó que Trump en los últimos cinco años ha extendido ese decreto contra Venezuela.

"Yo no soy optimista respecto a las relaciones, sea quien sea, del Gobierno de Estados Unidos hacia Venezuela porque la agresión y el intento de subordinar a América Latina se ha convertido en política de Estado para las diferentes administraciones estadounidenses", sostuvo.

Adrianza duda que si Biden llega a la Casa Blanca desmonte las órdenes ejecutivas que pesan sobre el país caribeño, pues a su juicio existen fuertes intereses,

"Ellos van a continuar eso y la política hacia la región también va continuar (…) Ellos están replegando hacia América y será el bastión de ellos, al cual consideran como su patio trasero (…) y diga lo que digan otros países, Venezuela es la joya de la corona", comentó.

DECLIVE ECONÓMICO

Para el politólogo Walter Ortiz, de la Universidad Central de Venezuela (UVC), el declive económico venezolano comenzó con las sanciones de Estados Unidos, especialmente las dirigidas hacia la empresa petrolera, pues dijo que implicó que muchas transnacionales que trabajaban en ese país suramericano se fueran.

"En este último año con las llamadas sanciones secundarias eso ha ido en crecimiento, las consecuencias en materia de combustible han sido severas para el pueblo venezolano sin que ello haya implicado la posibilidad de un cambio en el tablero político, lejos de ganar apoyo solo ganan más repudio", señaló Ortiz a esta agencia.

El 28 de enero de 2019, el Departamento del Tesoro anunció medidas que consistían en el bloqueo todas las propiedades y activos de PDVSA bajo su jurisdicción y prohibió todas las transacciones de individuos y empresas estadounidenses con la estatal.

Mientras, el subsecretario de la Oficina de Recursos Energéticos (ENR, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado (cancillería) de Estados Unidos, Francis Fannon, advirtió el jueves que las sanciones contra Venezuela continuarán porque "el problema es Nicolás Maduro y no las sanciones".

En ese sentido, Ortiz, articulista del diario El Correo del Orinoco, coincidió en que Estados Unidos no levantará las medidas contra Venezuela, de darse un cambio dentro de su Gobierno.

"Yo no creo que vaya a haber un levantamiento total de las sanciones, incluso países que fueron intervenidos militarmente o donde colocaron gobiernos todavía están bajo esquema de algunas sanciones como Irak, Libia y Afganistán y son países que llevan años en ese proceso", comentó.

La última administración demócrata que tuvo Estados Unidos que fue la de Obama, dijo Ortiz, fue muy severa respecto a América Latina, facilitando un conjunto de golpes de Estado, de magnicidio, derrocamientos y uso del Congreso para salir de liderazgos.

El experto aseguró que Estados Unidos se quedó anclado en sus intentos por derrocar el Gobierno de Maduro, al punto de crear organismos como el denominado Grupo de Lima, que tiene como principal objetivo "acabar con la democracia" en esa nación caribeña.

A principio de año, el Gobierno de Maduro denunció a Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional (CPI) por los daños que las sanciones han ocasionado a Venezuela, y las cuales aseguró causaron pérdidas a la nación por 116.000 millones de dólares.

Venezuela reclama que las medidas impuestas por el Gobierno estadounidense la impide la compra de medicina, alimentos, semillas para la agricultura, tecnología y varios insumos.

Sin embargo, Maduro ha dicho que Venezuela estará abierta al entendimiento, a tener mejores relaciones de diálogo, respeto y cooperación con los Estados Unidos, gane quien gane.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Whatsapp