El comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Roberto Iván Aponte Berríos, hizo un nuevo llamado para que se cancele la celebración de la elección especial de los cabilderos a favor de la estadidad pautada para el próximo 16 de mayo.

“En momentos en que el país se encuentra en una crítica situación económica, producto de la recesión económica y de lo que ha supuesto para miles de familias puertorriqueñas la pandemia del COVID-19, es bochornosa e imperdonable la asignación de $1.8 millones para elegir un grupo de seis ’congresistas fantasmas’ que irían al Congreso Federal -sin autoridad política ni constitucional real- para servir de cabilderos a favor de la estadidad”, indicó Aponte Berríos.

Asimismo expresó que “aun cuando su amo colonial -la Junta de Control Fiscal no autoriza el desembolso- el gobernador Pierluisi da paso para que del actual presupuesto se reasigne ese dinero para encaminar, de manera antidemocrática e inmoral, su propia visión procesal y sustantiva con respecto al estatus de Puerto Rico burlando de esta manera la voluntad del pueblo”.

El gobernador Pedro Pierluisi autorizó hoy el desembolso de fondos para sufragar la elección especial de mayo. Anoche se hizo pública una carta en la que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) determinó dejar en manos del gobierno y de la Legislatura la discusión para que se le asigne a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) $1.8 millones para llevar a cabo los comicios. La Legislatura, de mayoría popular, se niega a redistribuir dinero.

“Este Comisionado y el PIP nos reiteramos en lo expresado mediante carta cursada al Presidente de la CEE el pasado 6 de abril. En dicha comunicación, en la cual le manifestamos que desde el comienzo hemos estado en contra del proceso y que debe ser cancelado, cuestionamos y nos oponemos al reclutamiento de personal para la celebración de este evento especial en momentos en que para la agencia será difícil cumplir con los compromisos de este año fiscal según las expresiones del propio Presidente de la CEE”, señaló el Comisionado del PIP.

“En el actual momento de necesidad económica y fiscal, y ante la nefasta realidad que padecen miles de familias puertorriqueñas a causa de la pandemia, malgastar $1.8 millones de fondos públicos para imponer un mecanismo de cabilderos privados que impulsan la visión de estatus de un solo partido es un insulto al País. Este interés exclusivo del PNP y el Gobernador se tiene que cancelar ya”, finalizó Aponte Berríos.