El presidente del PP, Pablo Casado, se ha alineado este viernes por la mañana con algunos barones socialistas como Emiliano García Page , presidente de Castilla-La Mancha, y ha asegurado en un encuentro con el sector de la restauración en Barcelona que “el PSOE está cada vez más influido por Podemos” tras el apoyo anunciado por EH Bildu a los presupuestos generales del Estado. “Se lo está comiendo”, ha afirmado el líder de los populares, que ya visitó la capital catalana la semana pasada con motivo de la aprobación de una enmienda de Esquerra Republicana junto a los dos socios del Ejecutivo central a la nueva ley de Educación para eliminar una mención al castellano como lengua vehicular en todo el Estado.

Casado, que se ha reunido también con el líder catalán de su partido, el diputado Alejandro Fernández, según las declaraciones facilitadas por el PP, cuestiona al PSOE “por qué” ve “una buena noticia para la democracia que los que no han condenado 850 asesinatos ahora sean sus socios prioritarios”.

Además, ha destacado que España, la cuarta economía de la Eurozona, “no se pude permitir tener en su Gobierno a alguien tan radical como Pablo Iglesias”. “No existe en Europa ningún Gobierno de coalición tan extremista como Podemos”, subraya Casado. “La recuperación de la economía, la defensa de la Constitución y la dignidad histórica de España no puede depender de un partido como Podemos”, ha insistido.

El PP ha lanzado una campaña en redes con el lema “con Bildu no” –y una recogida de firmas contra la ley Celáa– y reprocha a Pedo Sánchez la frase del vicepresidente segundo, Iglesias, sobre la implicación de la formación abertzale en la “dirección del Estado”.

Ayer el presidente de los populares ya aplaudió a otros barones del PSOE como el extremeño Guillermo Fernández Vara que habían mostrado su malestar con el apoyo de la izquierda abertzale al proyecto de cuentas públicas del Ejecutivo central. En cambio, el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, destacó que “todos los diputados son iguales y representan a ciudadanos que les han votado” y que todos los apoyos a los presupuestos le parecen “bien”. Aunque admitió que le gustaría que el PP se involucrara y fuera “por una vez” un partido con sentido de Estado. En esa línea, reprochó a los populares que monten en cólera y pongan el grito en el cielo por el respaldo de los partidos pequeños cuando ellos presentan enmienda a la totalidad.

No obstante, Iceta fue más allá e hizo una reflexión más honda. “En el País Vasco había terrorismo y ya no lo hay; tenemos que encontrar la manera de superar las heridas del pasado”, recalcó.

El líder del PP pide más liquidez y crédito para los autónomos y una rebaja de impuestos

Sobre el motivo de su visita, el apoyo del PP al sector de la restauración en Catalunya, Casado ha asegurado que los populares “se unen a sus reivindicaciones” y ha pedido “medidas urgentes y eficaces” tales como que haya “más liquidez y más créditos del Instituto Oficial de Crédito (ICO) con una carencia de un año para pagar los que ya se han concedido, que los ERTE se extiendan más allá del estado de alarma de seis meses que aprobó el Gobierno y una reducciones de impuestos.

Asimismo, ha asegurado que el presidente del Gobierno quiere convertir el país en “un infierno fiscal” con una subida de los tributos por un valor de 9.000 millones de euros que a su juicio castigarán “a alas clases medias y trabajadoras”. “Ahora hay que bajar impuestos y ayudar a la gente a llegar a fin de mes”, ha concluido.