Cádiz amanecía hoy con una triste noticia, el fallecimiento de Adolfo Bolea, todo un mito del club cadista. El exfutbolista y exentrenador entre las décadas de los 50 y los 70, se sitúa como quinto máximo goleador en la historia de la entidad amarilla. El Cádiz le ha brindado un emotivo mensaje a través de sus redes sociales y ha recordado su extenso paso por el club.

Bolea ha fallecido a los 87 años, pero seguirá vivo en la historia del Cádiz. Nacido en una localidad de Barcelona, Pueblo Seco, llegó al Cádiz en la temporada 1956-57, donde comenzaría un bonito idilio. Ocho temporadas estuvo Adolfo defendiendo la camiseta del Cádiz en Segunda División. Después, el delantero pasó dos temporadas disputando los encuentros con el Balón de Cádiz.

En total diez campañas formando parte del Cádiz como futbolista en la que consiguió alzarse como quinto máximo goleador del club con 54 tantos. Pero Bolea sabía que era pronto para que su paso por la entidad llegase a su fin. “En la temporada 71/72 fue reclamado por el Cádiz CF para cubrir la plaza de segundo entrenador, y posteriormente de manera interina asumió el puesto de máximo responsable del equipo”, recuerda Juan Antonio Lebrero en un perfil realizado para el club.

Y por si fuera poco, también entrenó al Cádiz B en su fundación: "En la temporada 74/75 donde el equipo logró ascender dos categorías el mismo año. Antes de finalizar la misma se marchó al RC Portuense, siendo cubierto su puesto por Luis Escarti".

"En la labor de hombre de club, ha sido entrenador ayudante con Fernando Daucik, José Antonio Naya, Domingo Balmanya o Juanito Arza entre otros. En la temporada 75/76 volvió asumir el mando del equipo en situación complicada, logrando evitar el descenso de categoría. Por enfermedad, no pudo dirigirlo en la promoción, siendo sustituido nuevamente por Luis Escarti”.

Finalmente, "volvió a entrenar al Cádiz CF B en las temporadas 80/81 y 81/82, aparte de hacerlo en nuestra provincia, en el RC Portuense, CD San Fernando y Puerto Real CF".

Un ejemplo de que ‘el gaditano nace donde le da la gana’, como se suele decir popularmente en la ciudad del sur. Y es que Bolea, pese a nacer en Barcelona, encajó a la perfección en la idiosincracia gaditana, donde encontró su lugar en el mundo. El cadismo nunca le olvidará y el Cádiz tendrá a un seguidor más en el cielo, desde donde seguro alentará en los momentos más duros para los amarillos. Descanse en paz.

Vizcaíno a Bolea: "Catedrático en física y mejor futbolista"

Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz, ha dedicado unas emotivas palabras para Adolfo Bolea en una carta abierta que reproducimos a continuación:

"Don Adolfo: Desde que llegué a Cádiz, y desde que empezamos a honrar la historia del Cádiz CF con multitud de actos y eventos los historiadores del club, me empezaron a hablar de Adolfo Bolea. Don Adolfo Bolea. Hablaban maravillas de este futbolista que jugó en el Cádiz allá por las décadas de los 50 y 60, y hablaban de él como uno de los mejores jugadores de nuestra centenaria historia.

Después tuve la suerte de visitarlo en la residencia Fragela, donde vivía y donde era querido como lo que era, un líder, un líder del deporte. Así ejercía ya últimamente con su camiseta que le entregamos con el número 8, con su número 8.

Allí departimos durante un buen rato, un magnífico rato, incluso lo calificaría como el mejor rato que he echado como presidente del club con un jugador del Cádiz CF.

Y allí descubrí que este menudo catalán, no sólo era futbolista sino que era físico, cuando me explico cómo conseguía meter el balón en el tubo de vacío que creaba el Levante con la Torre de Preferencia, y que conseguía el efecto de un obús en la portería contraria. Los incrédulos rivales lo entendían como un don técnico y lo era físico, de un Catedrático en física y mejor futbolista que se llamaba don Adolfo Bolea Sanz.

Después lo llame un par de veces, ya que me llegó al alma como hablaba emocionado de su Cádiz y disfrutaba con la conversación la última vez cuando ascendimos y nos congratulamos.

Descanse en Paz don Adolfo, futbolista catedrático en física.

Manuel Vizcaíno Fernández"