Un mal inicio de temporada, sin goles y casi sin ocasiones, está condenando casi al ostracismo a Borja Iglesias en los últimos partidos del Betis. El delantero gallego suma 263 minutos, ninguno de ellos ante Elche y Barcelona y apenas 10 ante el Atlético de Madrid hace tres jornadas. Borja habló de la coyuntura en una conversación por Instagram: "Cuando me decían que era tan bueno, que era el mejor delantero, prefería no creérmelo y ahora estoy viviendo un momento en el que la gente tiene dudas, en el que no están viendo mi rendimiento de otros años, y lo entiendo".

"Obviamente yo soy el mismo que hace dos, cuatro o seis años. De hecho considero que soy mejor, porque tengo claro lo que me hace crecer. Pero creo que es una oportunidad de salir reforzado y de ser mejor persona. Intento no darle importancia, creerme que no soy el más malo, al igual que tampoco me creía que era el mejor, cuando me lo decían", añadía el futbolista compostelano.

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 13 de noviembre de 2020

Borja prefiere no presionarse por los casi 30 millones de euros que le costó al Betis la temporada pasada: "Ahora mi etapa en el Betis está supercondicionada por ese tema. Pero qué diferencia hay diez millones viniendo de Segunda o 28 desde Primera. No me quita el sueño haber costando tanto y no rendir. Me siento muy agradecido de que hayan hecho una inversión tan importante en mí, esa confianza demostrada. Yo intento ser el mismo, rendir en el día a dia y dar el máximo. Hay días que salen mejor y otros peor. Yo no me acuerdo cada día de lo que costé al Zaragoza, al Espanyol o el Betis".

Y habló también de cómo fue su salida del Espanyol: "Todos teníamos mucha ilusión de seguir con ese proyecto. Al final, por motivos ajenos al futbolista se dan situaciones que van cambiando. Sale el entrenador (Rubi, al Betis también), Mario Hermoso... Ves que va saliendo gente y que llega poca; algo está pasando. El club, conmigo, también veía una oportunidad de mercado para hacer un traspaso. A mí, entonces, me llega un proyecto superambicioso como el del Betis, con el míster, que me conocía; una oferta mejor en lo económico, muchos años de contrato. Imagínate: te pagan más, es un proyecto más ambicioso, un estadio que has disfrutado como rival... Me decidí por venir al Betis y no me arrepiento. La situación, hasta ahora, no ha ido como a mí me habría gustado, pero creo que estoy en un lugar muy apropiado para mí. Tengo ganas de revertir la situación y de poder demostrar a todos que tengo el nivel que yo sé que tengo".

El Panda se refirió finalmente a sus primeros pasos como jugador bético: "Fue brutal el momento de mi presentación. Es algo indescriptible; a mitad de agosto, con un calor tremendo y una grada llena para recibirme. Por toda esa gente y toda la que me envía apoyo, cariño y ánimos tengo muchas ganas de que disfrutemos en el campo. A veces estás más acertado en unos momentos que en otros, pero yo a día de hoy lo que siento es que aquí la gente me apoya. Desde el club también me dan mucha confianza y me siento muy valorado. En ese sentido, lo que quiero es demostrarle a todos que estoy ahí y que doy el cien por cien para darle la vuelta a la situación".