“Tengo la ventaja de que mi fe, la doctrina social católica, y mis ideas políticas, coinciden”, afirmaba un candidato a la Presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden, favorable, sin embargo, al aborto.

Sin embargo, el presidente electo en sus primeros días en el cargo, se espera que apruebe una serie de órdenes ejecutivas sin pasar por un congreso dividido para deshacer las políticas internas y externas de la administración saliente.

Entre las propuestas se encuentran un nuevo proyecto de ley de inmigración, un regreso a los acuerdos climáticos de París y un resurgimiento del acuerdo nuclear con Irán. Pero, además, Biden, católico devoto, está listo para anular los límites al aborto y la paternidad planificada impuestos por Trump.

El director ejecutivo y presidente de Planned Parenthood -la multinacional del aborto mundial-, Alexis McGill Johnson, está encantado con la noticia.

? Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

“Tenemos mucho trabajo por hacer para reparar el daño de los últimos cuatro años, pero saber que tenemos ganadores allí que entienden lo que debe suceder en los primeros 100 días es tremendamente emocionante”, ha afirmado.

Además de revocar la Política de la Ciudad de México, que impide que el gobierno de los Estados Unidos financie cualquier organización de salud en el extranjero que ofrezca información o servicios para el aborto, Biden también prometió restaurar los fondos federales para la paternidad planificada (prohibida por la Enmienda Hyde) y la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, mandato de anticoncepción.

Con una mayoría de jueces conservadores en la Corte Suprema, tras la confirmación de Amy Coney Barrett el año pasado, surgieron preguntas sobre el fallo de 1973 y los estados conservadores tomaron medidas enérgicas contra el aborto, quizás el más importante entre los cambios esperados, es la promesa de Biden de codificar la sentencia Roe versus Wade en la ley federal, que evitaría que los estados incumplan el fallo y que el poder judicial lo anule.

Pase lo que pase, se espera que la administración Biden-Harris sea una de las más favorables al aborto en la historia de Estados Unidos.

Print Friendly, PDF & Email