Los abogados del exboxeador Félix “Tito” Trinidad y de Banco Popular de Puerto Rico intercambiaron propuestas en un nuevo intento para resolver las controversias entre las partes que se remontan al 2014.

No es la primera vez que los bandos discuten alternativas para ponerle punto final a la demanda que Trinidad radicó contra la principal institución financiera en la isla reclamando que no fue asesorado adecuadamente en el manejo de unas inversiones. Banco Popular, por su parte, ha sostenido que el múltiple campeón mundial de boxeo mantiene una deuda a través de una línea de crédito que alcanza un balance de más de $22 millones.

El juez Arnaldo Castro Callejo, del Tribunal de Primera Instancia en San Juan, citó a los representantes legales de ambos bandos para “dialogar” sobre las alternativas.

En el pasado tratamos de llegar a unos acuerdos y no se pudo, pero ahora hemos visto un poco de progreso. Seguiremos peleando, si no ponen a Tito (Trinidad) en una posición satisfactoria”

“Tratar de lograr una solución es algo normal, particularmente en casos complejos como este. El juez nos citó y ambas partes estuvimos de acuerdo. Intercambiamos propuestas y continuaremos las conversaciones la próxima semana”, sostuvo el abogado de Trinidad, Eric Quetglas, quien señaló que los contenidos de los escritos permanecerán confidenciales.

“En el pasado tratamos de llegar a unos acuerdos y no se pudo, pero ahora hemos visto un poco de progreso. Seguiremos peleando, si no ponen a Tito (Trinidad) en una posición satisfactoria”, agregó.

Quetglas no se atrevió predecir si, eventualmente, se solucionarán las discrepancias. Falta por recopilar las deposiciones de peritos en material financiero y, además, concluir con el descubrimiento de prueba antes de iniciar con los argumentos y testimonios en la sala del juez Castro Callejo.

Todavía estamos distantes, pero seguimos tratando”, dijo.

Quetglas explicó que los abogados estuvieron reunidos el miércoles a solas con el juez Castro Callejo, sin la presencia de Trinidad y su padre Félix Trinidad, quien también forma parte del pleito.

“No se puede precisar cuánto tiempo puede seguir este proceso que se comenzó en el 2014. Pueden ser hasta varios años, pero lo positivo es que estamos en conversaciones, se intercambiarán más propuestas y las discutiremos entre los abogados”, afirmó.

Quetglas indicó que queda pendiente que el Tribunal Supremo reconsidere la determinación de “no ha lugar” a la petición presentada por Banco Popular para que se dejara sin efecto la orden de emitir unas trasferencias de dinero a las cuentas de Trinidad por la suma de $1,188,800 por concepto de unas obligaciones mensuales. El pasado marzo, los jueces Rafael Martínez Torres, Erick Kolthoff Caraballo, Roberto Feliberti Cintrón y Ángel Colón Pérez resolvieron el “no ha lugar” después de examinar la solicitud de certiorari.