MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El piloto español de MotoGP Álex Márquez (Repsol Honda) se mostró satisfecho del viernes vivido en el Gran Premio de la Comunitat Valenciana y advirtió que aunque su decimonovena posición tras los libres "no es muy buena a la vista", sí lo son "las sensaciones" que ha tenido pese a sufrir dos caídas.

"La sensaciones ha sido buenas, el 1:31.3 ha llegado con bastante facilidad y tal vez por eso he tenido la primera caída, estaba presionando para lograr un tiempo más rápido y me he caído, pero honestamente, ha sido una caída tan leve que no estoy seguro de que cuente como tal", señaló Márquez en declaraciones facilitadas por su equipo.

La segunda caída de la jornada que sufrió fue "la típica causada por neumáticos en frío", aclaró el de Cervera, que lamentó que este percance provocase que no pudiesen "mejorar realmente el último tiempo del día".

"Nuestra posición final no es muy buena a la vista, pero las sensaciones son buenas y los tiempos están muy igualados, sólo una décima y ganas mucho. Podemos ser más fuertes este sábado", sentenció el catalán.

Por su parte, Stefan Bradl, duodécimo mejor tiempo del viernes, tuvo un día "bastante bueno". "Estamos cerca de los diez primeros y la moto está funcionando bien. También estoy pilotando bien y ya somos más rápidos que el fin de semana pasado", celebró.

"El objetivo para el sábado es intentar estar entre los diez primeros, pero todos estamos muy cerca este fin de semana, así que no será fácil. Aún nos queda trabajo por hacer en la puesta a punto, pero estoy contento y creo que podemos tener otro buen día. Nuestro potencial es alto y quedan más cosas por llegar", concluyó el alemán.