Sebastià Taltavull Sebastià Taltavull, obispo de Mallorca Agustín de Grado 27/01/2021 11:52

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, estará inmunizado en seis días a partir de hoy, ya que el dirigente eclesiástico se ha puesto este miércoles la segunda dosis de la vacuna de la COVID-19. Y lo ha hecho en la misma residencia de sacerdotes mayores y jubilados de Sant Pere i Sant Bernat, en Palma, en la que el pasado 5 de enero recibió la primera inyección, como adelantó en exclusiva OKDIARIO.

Hoy se cumplían los 21 días que todos los pacientes dejar pasar antes de recibir la segunda dosis de la vacuna y completará así el proceso de vacunación para que sea efectivo. Y puntualmente, Sebastià Taltuvull ha recibido la segunda dosis en el mismo lugar en el que recibió la primera, según han confirmado fuentes del Obispado de Mallorca a Europa Press.

De haber sido obispo en la Comunidad Valenciana, el obispo no hubiera podido recibir la segunda dosis, ya que Ximo Puig ha ordenado que no se administre a aquellos que recibieron la primera de forma irregular.

Taltavull, que este jueves cumplirá 73 años, no estaba incluido en el protocolo vigente de vacunación. Según el Obispado, fue el propio centro residencial de sacerdotes jubilados el que incluyó al obispo «siguiendo criterios de la Conselleria de Salud». Sin embargo Taltavull ni es trabajador de la residencia ni vive allí, ya que su domicilio habitual es el palacio episcopal.

Fuentes del Obispado rechazaron a OKDIARIO que el obispo se colara en la vacunación. Y lo justificaron así: «El obispo es considerado parte de este grupo de ancianos. El obispo vive cerca y tiene contacto bastante directo y permanente con los residentes, con lo cual, era algo evidente y lógico que también le incluyeran a él en la lista de vacunaciones», justificaron.

«Al señor Taltavull le incluyeron en la lista de personas que tenían que ser vacunadas en esta residencia, con lo cual, le llamaron y él acudió por responsabilidad y para dar ejemplo. Como todos sabemos hoy en día es necesaria esta responsabilidad», afirmaron desde el Obispado para justificar el comportamiento de Taltavull.

«Lo hice como un acto de bondad hacia los demás, para dar ejemplo», aseguró el obispo en declaraciones al periódico Última Hora.

La inesperada presencia de Sebastià Taltavull en la residencia de curas jubilados el pasado 5 de enero fue detectada por varios sacerdotes, que creyeron que la presencia del obispo en el recinto respondía al hecho de que fuera la primera jornada oficial de vacunación para los religiosos jubilados. Estaban equivocados: el obispo estaba en el centro para ser vacunado.

Apoya a Okdiario

Lo último en España

Últimas noticias