Un año para los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio: dudas de pospandemia y rechazo en una ciudad desilusionada


¡Tambien te puede interesar

Un año para los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio: dudas de pospandemia y rechazo en una ciudad desilusionada - España Madrid Noticias


Translate Google:

Un año para los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio: dudas de pospandemia y rechazo en una ciudad desilusionada

2 meses publicado 26
Compartir en Redes Sociales

LUCAS DE LA CAL

Corresponsal

Pekín

Jueves, 23 julio 2020 - 11:09

Tras ser la primera nación anfitriona que reprograma el evento por razones distintas a una guerra, Japón se prepara para unas Olimpiadas simplificadas y con muchas restricciones, si llegan a celebrarse, mientras lucha contra un rebrote en Tokio

Varias personas cruzan frente a una cuenta atrás para los Juegos...
Varias personas cruzan frente a una cuenta atrás para los Juegos Olímpicos, en Tokio. ISSEI KATO / REUTERS

Hagamos como si la pandemia nunca hubiera ocurrido. Estamos en pleno verano, en la víspera de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Todo está listo para que mañana 69.089 espectadores den la bienvenida al evento deportivo más importante del año en el Estadio Olímpico de la capital de Japón. Todo apunta a que serán unas Olimpiadas únicas.

Los 11.000 atletas de 206 países que competirán por 339 medallas de oro en 33 deportes están preparados. Los 25.000 periodistas que harán la cobertura ya han empezado a escribir sus primeras crónicas del ambiente en las 43 sedes. A Tokio también ya han llegado gran parte de los 10 millones de visitantes que se esperan. Y la imagen de las mascotas de los Juegos, Miraitowa y Someity, dos personaje futuristas, están por todas partes.

Como utopía está bien, porque nada de esto está pasando realmente. Tokio hoy es una ciudad golpeada por un rebrote de coronavirus que ayer superó los 10.000 casos tras sumar 200 nuevos contagios en 24 horas. El Estadio Olímpico está cerrado, las sedes vacías y ningún turista puede entrar en un país que el pasado 24 de marzo hizo historia involuntariamente al anunciar que se posponían un año los Juegos Olímpicos. Japón ha sido la primera nación anfitriona que ha tenido que reprogramar el evento por razones distintas a una guerra.

Una decisión que costó tomar porque el primer ministro nipón, Shinzo Abe, siguió con un paño en los ojos hasta el último momento. Pese al mal vírico que venía, Abe estaba convencido de que su país podría garantizar la seguridad en un acontecimiento que lo iba a encumbrar.

Hoy comienza la cuenta atrás. Las fechas están fijadas: del 23 de julio al 8 de agosto de 2021. Quedan 365 días y muchas dudas. Los esfuerzos para controlar la pandemia están fracasando en muchos países. Aún no hay vacuna. Y, en el caso de que la haya a finales de este año o principios del que viene, se cree que es poco probable que puedan vacunarse todos los deportistas, voluntarios, políticos, policías y espectadores que rodean a unas Olimpiadas. Sin olvidar que luego vendrán también los Juegos Paralímpicos y sus 4.400 atletas participantes.

Los planes para organizar los Juegos el próximo verano se basan en el supuesto de que el coronavirus estará erradicado. ¿Pero qué pasaría si, por ejemplo, entonces continúan los contagios en naciones participantes como Estados Unidos o Rusia? La respuesta quizá esté en las palabras que hace unas semanas dijo Yuriko Koike, el gobernador de Tokio: "Podría ser necesario organizar unas Olimpiadas simplificadas".

También John Coates, jefe de la inspección del Comité Olímpico Internacional (COI) para Tokio, apuntó que la falta de defensa contra el coronavirus amenazaba los Juegos y los organizadores tenían que comenzar a planificar lo que podrían ser unas Olimpiadas "muy diferentes" si no hay signos de que la Covid-19 esté erradicada.

Entre las medidas que se apuntan están las de espectadores sometidos a controles de temperatura antes de entrar en los estadios y el uso de mascarillas en el interior. Además de peticiones oficiales para evitar gritar o abrazarse en momentos efusivos. Esto último parece extraño, pero en Japón las autoridades ya han pedido a los visitantes de los parques de atracciones que no griten en la montaña rusa para que no esparzan las gotas de saliva y puedan contagiar a otras personas.

ABRIL DE 2021, FECHA LÍMITE

Yoshiro Mori, presidente del Comité Organizador de Tokio, ha dicho que tienen hasta abril de 2021 como fecha límite para decidir el proceder de los Juegos. ¿Sería posible otro cambio de fecha? Thomas Bach, presidente del COI, prometió que los juegos seguirían adelante. Aunque ha dejado claro que otro aplazamiento ya supondría la cancelación definitiva.

Bach, en una entrevista con el periódico francés L'Equipe, explicó que la cancelación de los Juegos "hubiera sido lo más fácil y el COI habría recaudado importantes ingresos de las compañías de seguros". Oficialmente, el Gobierno Metropolitano de Tokio dijo que el gasto del evento, compartido con el Gobierno de Japón y el COI, era de 12.600 millones de dólares. Se estima que este retraso puede costar entre 2.000 y 6.000 millones.

El COI ya ha aportado 800 millones de adicionales para ayudar a la organización y a las federaciones internacionales a sobrellevar el aplazamiento. La incertidumbre también rodea al asunto de los patrocinadores que aportan 3.300 millones. Una encuesta de la cadena japonesa NHK señaló que el 65% de los patrocinadores no han decidido todavía si van a extender su compromiso económico un año más.

UNA CIUDAD DESILUSIONADA

Además, esta semana ha salido una encuesta de la agencia de noticias japonesa Kydo que dice que sólo el 23,9% de los ciudadanos de Tokio apoya la celebración de los Juegos en 2021. Es decir, menos de uno de cada cuatro vecinos de la capital de Japón están a favor del evento. Un tercio de los encuestados cree que los juegos deberían posponerse otro año, mientras que otro tercio dijo que deberían cancelarse por completo.

Desilusión total tienen en una megalópolis que ahora se enfrenta al mayor brote de coronavirus desde que comenzó la pandemia. En Tokio llevan desde finales del mes pasado sin cesar de reportar más de una centena de casos diarios. Incluso estos días han batido su propio récord superando los 200 en 24 horas. Además de Tokio, en todo el país ayer se reportaron 631 nuevos casos. En total suman 27.090 infectados y 988 muertos.

"Si Japón tuviese la COVID-19 bajo control en julio de 2021, con estrictas medidas de cuarentena en la frontera, los Juegos podrían funcionar en un formato viable: por ejemplo, a puerta cerrada o con espectadores reducidos", dice Helen Macnaughtan, presidenta del Centro de Investigación de Japón de Londres.

"Para ser honesto, no creo que los Juegos se celebren el próximo año", señaló a AFP Kentaro Iwata, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Kobe. "Japón debe ser capaz de controlar la enfermedad el próximo año, ojalá pueda, pero no creo que ocurra en todos los puntos de la Tierra, por lo que soy pesimista".

Hagamos como si estuviéramos en los Juegos Olímpicos de Londres de 1948. Fueron los primeros en celebrarse después de un paréntesis de doce años por la Segunda Guerra Mundial. Aquellas Olimpiadas, en la que participaron 59 países, supusieron una agradable distracción para un mundo sumergido en las disputas de posguerra. El 23 de julio de 2021 puede ser aquella distracción que el mundo necesite para salir de las disputas pospandemia.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

JapónSegunda Guerra MundialNueva normalidadJuegos OlímpicosAsiaCoronavirusCovid 19
Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales