Serbia y Kosovo retoman el diálogo tras dos años de silencio bajo la atenta mirada de Bruselas


¡Tambien te puede interesar

Serbia y Kosovo retoman el diálogo tras dos años de silencio bajo la atenta mirada de Bruselas - España Madrid Noticias


Translate Google:

Serbia y Kosovo retoman el diálogo tras dos años de silencio bajo la atenta mirada de Bruselas

3 meses publicado 50
Compartir en Redes Sociales

BEATRIZ RÍOS

Bruselas

Actualizado Jueves, 16 julio 2020 - 21:53

El diálogo entre Vucic y Hoti hoy en Bruselas se ha centrado en la cuestión de las personas desaparecidas y desplazadas durante el conflicto

EU HR, Josep Borrell, meets Serbian President, Aleksandar Vucic, and...
Josep Borrell, en el centro, con Aleksandar Vucic y Avdullah Hoti. MUNDO

Tras casi dos años, el presidentes de Serbia, Aleksandar Vucic, y el primer ministro kosovar, Avdullah Hoti, se dieron cita este jueves para retomar, con la mediación de Bruselas, un diálogo diplomático con el objetivo de normalizar las relaciones entre Belgrado y Pristina, estancadas desde 2018.

El Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, tomó el relevo a su predecesora Federica Mogherini y dirigió un encuentro, en parte resultado de la mediación del presidente francés, Emmanuel Macron, y de la canciller alemana, Angela Merkel, que facilitaron el diálogo durante un encuentro virtual la pasada semana. El domingo, Vucic y Hoti se vieron las caras en una videoconferencia; el jueves, lo hicieron por fin en persona en Bruselas.

Borrell explicó al término de la reunión que el diálogo se centró en la cuestión de las personas desaparecidas y desplazadas durante el conflicto, "un asunto simbólico en el contexto de la reconciliación y un problema real para las familias que han vivido en la incertidumbre durante décadas", además de las relaciones económicas. Fueron precisamente las tensiones comerciales entre ambas partes lo que dio al traste con el diálogo hace casi dos años.

El encuentro fue el primero de Kosovo bajo el liderazgo de Avdullah Hoti, después de que el ex primer ministro Hashim Thaci dejara el cargo tras ser acusado de crímenes contra la humanidad por la Oficina de la Fiscal Especial, una fiscalía especial creada en 2015 para investigar los delitos cometidos contra los serbios durante la guerra de independencia de Kosovo, con sede en La Haya.

Tanto Vucic como Hoti se reunieron previamente en Bruselas con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que celebró que ambas partes hayan retomado el contacto.

La UE lanzó el diálogo Pristina-Belgrado en 2011 con el objetivo de normalizar las relaciones entre dos viejos enemigos y contribuir al mantenimiento de la paz en los Balcanes, aunque los avances han sido limitados. Pristina y Belgrado llevan más 20 años enfrentadas y arrastran aún las tensiones consecuencia de las heridas abiertas que dejó la sangrienta disolución de la antigua Yugoslavia, a finales de los años noventa. Una de las últimas consecuencias fue precisamente la independencia de Kosovo en 2008, antigua provincia serbia bajo el control de Naciones Unidas desde 1999, que el Gobierno de Belgrado no acepta.

Para Borrell, que ambas partes se hayan visto dos veces -una virtual- en cuestión de días, es una muestra del compromiso de avanzar. Para Pristina, el diálogo es el camino para asegurar la consagración internacional de su independencia -cincos países de la Unión, incluida España, no reconocen el país como soberano-. Para Belgrado, candidato a estado miembro, es un paso necesario en su camino hacia la adhesión.

El problema es que ninguno parece dispuesto a ceder y las presiones domésticas son enormes. Belgrado no aceptará reconocer la independencia de Kosovo si no consigue nada a cambio. Y Para Pristina, no hay acuerdo que no pase por admitir su existencia como nación.

Pero Bruselas aprendió la lección con Croacia y Eslovenia, que llevan años enfrentadas por cuestiones territoriales, y no permitirá la entrada en el club de ningún otro socio con cuentas pendientes con países vecinos. Los conflictos bilaterales, las cuestiones de soberanía, resultan mucho más complejas de resolver una vez dentro.

Borrell recordó el domingo, tras un primer encuentro virtual, que un acuerdo de normalización entre ambas partes es crucial para su futuro en Europa y para la seguridad y la estabilidad de la región. "Todo esto es también crucial para la Unión," añadió el alto representante. También por una cuestión geopolítica. Las diferencias sobre el proceso de adhesión en los Balcanes entre los 27 ha abierto la puerta a una mayor influencia de Rusia en la región, que se ha convertido en el mayor aliado de Serbia. Al retomar el diálogo, Bruselas recupera también protagonismo.

"Nunca ha sido fácil encontrar soluciones a problemas que han durado tanto y han sido tan dolorosos," admitió Borrell advirtiendo que haría falta "coraje político", "espíritu de compromiso" y "pragmatismo" para lograr avances concretos hacia un acuerdo legal vinculante. "No es un proceso fácil, nunca lo ha sido, pero existe una urgente necesidad de trabajar hacia la paz y la prosperidad, por el bien un futuro común."

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

SerbiaRusiaJosep BorrellEuropaEspaña
Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales