¿Qué sucede con Mike Pompeo que viene y va?


¡Tambien te puede interesar

¿Qué sucede con Mike Pompeo que viene y va? - España Madrid Noticias


Translate Google:

¿Qué sucede con Mike Pompeo que viene y va?

1 semana publicado 17
Compartir en Redes Sociales

Pompeo continúa trabajando por deshacer uno de los legados políticos del expresidente Nixon: el acercamiento de EE.UU. a China. 

Luego de visitar Guyana, Surinam, Brasil y Colombia, Mike Pompeo visitó Japón. En sus planes estaban, además, las visitas a Corea del Sur y Mongolia. Estos dos últimos recorridos no pudieron efectuarse por el positivo de Trump al coronavirus.

En Japón, Pompeo se reunió con los ministros de exteriores de Australia y la India. ¿Por qué tantos territorios en menos de un mes? ¿Cuáles son las similitudes entre este viaje y el que efectuó por países de Latinoamérica?

Destino: Japón

Mike Pompeo visitaba en septiembre cuatro países limítrofes con Venezuela: Guyana, Surinam, Brasil y Colombia. “Es muy conspicuo que Pompeo esté visitando a todos los vecinos de Venezuela”, dijo Geoff Ramsey, el pasado 18 de septiembre, desde el centro de estudios Washington Office on Latin America.

“La realidad es que estamos en una campaña electoral nacional y esta es una Casa Blanca que ve la política sobre Venezuela como algo inextricablemente ligado a su campaña electoral en Florida”, recalcó Ramsey.

Si en septiembre Venezuela era el propósito, ¿podría decirse que en octubre fue China? ¿Qué decía el nuevo primer ministro japonés, Yoshihide Suga, un día antes de la llegada de Pompeo?

El jefe de Gobierno nipón declaró que “apegarse a la política castrense de Estados Unidos en la región Asia-Pacífico era una acción en respuesta a la pureza y a lealtad existente en los pactos Tokio-Washington, la piedra de toque de esa comunión”.

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga recibió en Tokio al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. Fuente: EFE

Suga recordó que Japón mantiene vigente con EE. UU un tratado de cooperación en materia de seguridad, por lo que Japón posee activados escudos antimisiles de fabricación estadounidense desplegados en navíos de la serie Aegis y en tierra los Patriot, sistemas que ahora serán complementados con las lanzaderas Aegis Ashore.

La coalición mundial impulsada por Estados Unidos e intentar detener los avances económicos y comerciales de China, entre otros asuntos.

Un poco de historia: EE. UU. revierte los acercamientos con China

¿En algún momento EE.UU. tuvo relaciones o acercamientos menos hostiles con China? ¿Siempre fue así? ¿Es en la época de Donald Trump y Mike Pompeo en la que desatan las mayores provocaciones y se deshacen acercamientos y entendimientos?

Pero ¿qué política quiere revertir Pompeo si ya, desde el inicio del Gobierno de Donald Trump, en 2018, comenzaban rápidamente las tensiones?

SOAS University of London es la institución de educación superior, líder en Europa, especializada en el estudio de Asia, África y el Cercano y Medio Oriente. Desde su página web, recogieron la opinión del profesor Steve Tsang del SOAS China Institute, el cual asegura que las relaciones entre EE.UU. y China “mejoraron constantemente desde que el presidente Richard Nixon fue a China en 1972”. Para el profesor, “el giro de las relaciones en la administración Trump es un nuevo acontecimiento”.

El último grito

Para el periodista Ken Moritsugu, al secretario de Estado de los EE. UU “el viejo paradigma del compromiso ciego con China simplemente no continuará”. El 23 de julio en la Biblioteca Presidencial Richard Nixon en el sur de California, Pompeo  insistió -refiriéndose a las relaciones con China, tal y como eran hasta ese momento– que “no debemos continuarlo. No debemos volver a él”, y dijo además: “El tipo de compromiso que hemos estado buscando no ha traído el tipo de cambio en China que el presidente Nixon esperaba inducir. La verdad es que nuestras políticas, y las de otras naciones libres, resucitaron la economía fallida de China”.

¿Por qué es así la respuesta del Gobierno de Donald Trump? ¿Por qué Pompeo viene y va? Para Ken Moritsugu, en la medida que China se ha convertido en una potencia económica “se la ve cada vez más como un competidor, tanto económica como militarmente, y un potencial retador del modelo democrático liderado por Occidente que ha dominado la posguerra”.

Por su parte, el profesor de la Universidad de Relaciones Internacionales en Beijing,  Chu Yin, considera que “los estadounidenses que abogaron por el acercamiento están molestos por el crecimiento económico de China (…) No tomaremos en serio el discurso de Pompeo. Es el último grito de quienes van de salida”. Por lo que alertó que “seamos más pacientes en estos tiempos de turbulencia”.

No todos los caminos conducen al Vaticano

El 19 de septiembre, Mike Pompeo escribió en Twitter: “Hace dos años, la Santa Sede llegó a un acuerdo con el Partido Comunista de China, con la esperanza de ayudar a los católicos de China. Sin embargo, el abuso de los fieles por parte del PCCh solo ha empeorado. El Vaticano pone en peligro su autoridad moral, si renueva el trato”.

En cuanto al acuerdo entre el Vaticano y China, Andrea Tornielli, director editorial de la comunicación del Vaticano, decía el 1  de octubre al diario La Repúbblica que coincidió “con Pompeo en posiciones cordiales pero distantes. El Papa sigue su camino, el secretario de Estado de Estados Unidos expresó las razones por las que pronunció estos discursos y nosotros explicamos las razones por las que debemos continuar por el camino decidido por el Papa".

La reciente gira del secretario de Estado de EE.UU. provocó protestas y manifestaciones en rechazo. Fuente: EFE

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, considerado muy cercano al Papa, afirmó que “entrometerse me parece una locura. Me parece que el liderazgo estadounidense actual está actuando solo de cara a las próximas elecciones. Buscan la reelección de Donald Trump y solo se mueven de acuerdo con esa lógica. En este sentido, no me parece que sean de interés para los estadounidenses. En nuestras relaciones con China no deben interferir”.

De acuerdo con la corresponsal de La Vanguardia en el Vaticano, Anna Buj, “el Papa Francisco nunca ha ocultado su intención de avanzar para que los católicos en China gocen de los mismos derechos que en el resto del mundo. Ahora, por primera vez desde la ruptura de las relaciones diplomáticas con la Santa Sede, China admite la autoridad de un Pontífice a la hora de nombrar los obispos. Francisco, por su parte, ha reconocido algunos obispos chinos nombrados por Pekín sin su aval previo. En Roma, están satisfechos porque durante este tiempo no ha habido nuevas ordenaciones ilegítimas de obispos”.

Pero ¿qué más asombra a la opinión pública de China?

La curva de su PIB que ya dibuja la ansiada recuperación en V y que de momento escapa al resto de los países del mundo. La inversión en activos fijos, que aumentó en agosto un 9,3 por ciento frente al 8,3 por ciento del mes anterior, y la producción industrial un 5,6 por ciento desde el 4,8 por ciento de julio. Los principales grupos inmobiliarios, que registraron un aumento del 30,7 por ciento en compraventa de viviendas, y la de automóviles, que aumentó un 6 por ciento. Otros indicadores que ya apuntan a una actividad en los niveles previos, o incluso superiores, a los de la pandemia: el consumo eléctrico, que se había desplomado durante el parón de febrero y marzo, creció un 0,5 por ciento en los nueve primeros meses del año con respecto al mismo periodo de 2019. El consumo, que había ido por detrás de la industria, y que ya comenzó a dar señales alentadoras a medida que se ha ido afianzando la recuperación y, con ella, la confianza de los ciudadanos.

En ese sentido, el asesor del Banco Popular de China (PBOC, el Banco Central) prevé un crecimiento del PIB del 6 por ciento en el cuarto trimestre, y una normalización de las políticas macroeconómicas en el primero de 2021.

Mark Williams, economista jefe para Asia de la consultora Capital Economics, también les ha dicho que “la gente subestima el poder que tienen los responsables políticos en China para estimular la demanda y hacer que se reactive” y pronostica que “China volverá a algo parecido a lo normal más rápido de lo que esperan muchos” asegurando que ya están en ese camino.

Entonces, ¿tienen fruto los viajes de Pompeo?

Varias preguntas pueden asomar tras el análisis de la economía y China y los viajes de Pompeo a los países de Asia. ¿Han sido eficaces las medidas del Gobierno de Trump en contra del gigante asiático? ¿Los viajes de Pompeo son únicamente cabildeos o son también fruto de la desesperación? Vale destacar que si bien Pompeo interrumpió la gira, ya anunció su regreso, incluso, para este mismo mes de octubre.

Today we placed sanctions on AIS, a Cuban military-controlled company that skims money from remittances sent to the Cuban people. AIS revenues fund the regime’s oppression and its interference in Venezuela. This action will reduce the regime's capacity to repress its own people.

— Secretary Pompeo (@SecPompeo) September 28, 2020

Pero quizá la mejor pregunta de todas la formuló el economista Mark Williams luego de afirmar que China es responsable del 30 por ciento del crecimiento mundial: “¿Cree usted posible y racional pretender acorralar esa economía?”.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales