Los expertos en infancia alertan del riesgo de que el T-MEC agrave el trabajo infantil de ayuda familiar


¡Tambien te puede interesar

Los expertos en infancia alertan del riesgo de que el T-MEC agrave el trabajo infantil de ayuda familiar - España Madrid Noticias


Translate Google:

Los expertos en infancia alertan del riesgo de que el T-MEC agrave el trabajo infantil de ayuda familiar

2 meses publicado 37
Compartir en Redes Sociales

"No soy solo Felipe, soy los 152 millones de niños en todo el mundo que están en trabajo infantil". Con esta frase, un adolescente brasileño abrió su discurso en la reunión del Consejo Ejecutivo de Unicef, en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, en septiembre de 2019. Se llama Felipe Caetano y, a los 17 años, demostró lo cruel que es el trabajo infantil, pero también cómo superarlo.

En este momento de pandemia, cuando enfrentamos el riesgo de aumentar la pobreza y el trabajo infantil en Brasil y en el mundo, la historia de Felipe Caetano nos trae esperanza y nos muestra caminos. Un residente de Arquiraz, en el noreste de Brasil, comenzó a trabajar a la edad de 8 años, recolectando latas y botellas para ayudar a mantener a su familia. A los 12 años ya era mesero en la playa. Fue entonces cuando conoció el Centro de Ciudadanía para Adolescentes, una iniciativa de Unicef para garantizar el derecho a la participación de niñas y niños en los municipios donde viven. Allí, se enteró de que tenía derechos. Él entendió que los niños tienen que estar en la escuela, no tienen que trabajar. Él entendió que hay leyes que lo protegen, que el trabajo está prohibido en Brasil para niños menores de 16 años, excepto como aprendiz. Y cambió su historia.

¿Pero cuántos otros Felipes todavía existen en Brasil? En las últimas décadas, el país ha logrado reducir significativamente las tasas de trabajo infantil. Entre 1992 y 2015, 5,7 millones de niños y adolescentes de cinco a 17 años fueron sacados de esta condición, lo que representa una reducción del 68%, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) de 2015.

Felipe Caetano en su discurso en la reunión del Consejo Ejecutivo de Unicef, en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, en septiembre de 2019.Felipe Caetano en su discurso en la reunión del Consejo Ejecutivo de Unicef, en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, en septiembre de 2019.

Sin embargo, 2,4 millones de niños y adolescentes de cinco a 17 años todavía continuaban en estado de trabajo infantil en Brasil en 2016, según el IBGE (último dato disponible). El problema afecta particularmente a las niñas y niños negros. Del trabajo infantil total en el país, el 64.1% eran de color. En general, también son los más expuestos a otras privaciones de derechos, ya que viven en la pobreza, a menudo fuera de la escuela o atrasados en sus estudios.

La pandemia aumenta el riesgo en Brasil

Como efecto secundario, la nueva pandemia de coronavirus puede ampliar aún más estas desigualdades. Esto nos trae una señal de advertencia: existe un riesgo inminente de aumentar el trabajo infantil en el país. Con las escuelas cerradas para evitar la transmisión del virus y el aumento de la miseria, el trabajo puede parecer, por error, una forma de que niñas y niños puedan ayudar a sus familias. Esta alternativa no puede ser aceptada. El trabajo infantil es una violación de sus derechos. Impacta el desarrollo físico y emocional, además de impedir a menudo la continuidad de la educación, reproduciendo ciclos de pobreza en las familias. El trabajo infantil también puede ser una puerta de entrada a otras violaciones de los derechos del niño, como la violencia sexual.

Él entendió que los niños tienen que estar en la escuela. Él entendió que hay leyes que lo protegen, que el trabajo está prohibido en Brasil para niños menores de 16 años. Y cambió su historia

En este momento, es aún más necesario promover los esfuerzos para garantizar que los niños y adolescentes vulnerables regresen a la escuela después de la pandemia, y que sus familias tengan apoyo para superar las situaciones de precariedad. Al mismo tiempo, es esencial mirar a los adolescentes de 14 años o más, brindándoles oportunidades de aprendizaje y trabajo protegido.

La Constitución Federal prohíbe el trabajo de niños menores de 16 años en Brasil, excepto como aprendiz, a partir de los 14 años. La Ley de Aprendizaje (10.097 / 2000) determina que cada empresa mediana o grande tiene entre un 5% y un 15% de aprendices, entre 14 y 24 años, considerando las funciones que requieren capacitación profesional.

Sin embargo, en 2018, solo había 435.956 jóvenes registrados como aprendices en el país. Al mismo tiempo, más de 1,7 millones de niños y adolescentes de 4 a 17 años no asistían a la escuela, incluidos 1,15 millones de adolescentes entre 15 y 17 años.

Por esta razón, Unicef hace un llamamiento a las empresas públicas y privadas para reforzar su compromiso con cada adolescente brasileño. Al ofrecer un puesto de aprendiz, la empresa puede cumplir su función social y contribuir para que niñas y niños puedan asistir a la escuela regular en la escuela secundaria y tengan la oportunidad de recibir capacitación técnica y profesional remunerada.

En este Día mundial de lucha contra el trabajo infantil, en el que avanzamos hacia una realidad post-pandémica, la opción de aprendizaje es aún más importante para mantener a los adolescentes en la escuela, con ingresos y protegidos del trabajo infantil y otros tipos de violencia. Igualmente importante será el regreso seguro de niños, niñas y adolescentes, particularmente los más vulnerables, a la escuela una vez que el impacto de la epidemia haya disminuido.

Garantizar el acceso a las opciones de educación y aprendizaje es la mejor protección contra el trabajo infantil, que continúa manteniendo a niñas y niños en un círculo vicioso de pobreza y exclusión.

Florence Bauer es representante de Unicef en Brasil.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales