La tragedia en una discoteca en Lima revela una red de fiestas clandestinas en medio de la pandemia - España Madrid Noticias


Translate Google:

La tragedia en una discoteca en Lima revela una red de fiestas clandestinas en medio de la pandemia

1 mes publicado 29
Compartir en Redes Sociales

13 personas han muerto asfixiadas en una discoteca en Lima al intentar escapar de una operación policial para disolver una fiesta que violaba las medidas de confinamiento impuestas para frenar la propagación de la covid-19. La policía llegó la noche del sábado al restobar, ubicado en el distrito de Los Olivos, para dispersar a la gente concentrada una hora antes del inicio del toque de queda que rige en Perú desde mediados de marzo. Al verse sorprendidos, los asistentes intentaron escapar por la única puerta de ingreso del local, quedando atrapados entre la entrada y una escalera colindante. Además de los fallecidos, otras seis personas han sido heridas en el episodio. Entre los fallecidos se han detectado 11 contagios de coronavirus, según ha confirmado este domingo la fiscalía peruana. Al menos 15 de los 22 detenidos también han dado positivo a la prueba y los más de 50 policías que participaron del operativo han sido aislados a la espera de sus resultados.

El comandante general de la Policía Nacional, Orlando Velasco, informó que varios vecinos de la discoteca y restobar Thomas alertaron a los agentes de que se realizaba una fiesta con muchas personas en el sitio, que está en un segundo piso. Cuando ingresaron para detener a los infractores, “en vez de colaborar, decidieron abandonar el local de forma tumultuosa. Eran unas 120 personas, algunas lograron huir y otras se aglomeraron al final de las escaleras, [donde está la puerta] que se abría hacia adentro”, describió. Las reuniones sociales están prohibidas en Perú a causa de la pandemia, que registra más de 585.000 casos de contagio y 27.453 fallecidos.

Velasco aseguró que solo una persona murió dentro del local. Los otros 12 fueron reanimados por los agentes y llevados hasta una clínica cercana, pero fallecieron en el trayecto o en el centro de salud. “Estas son reuniones clandestinas”, precisó el comandante. Según un comunicado del Ministerio del Interior, emitido la madrugada del domingo, tres asistentes a la fiesta y tres policías han sido heridos en el episodio y 23 personas han sido arrestadas, entre ellos, un menor de edad. Al menos 15 de los detenidos han dado positivo al test de coronavirus, incluido el menor, ha afirmado un vocero de la Dirección de salud de Lima Norte en una radio de Lima.

El alcalde del distrito, Felipe Castillo, ha asegurado que el local estaba registrado a nombre de una empresa textil que sacó una licencia para abrir un restaurante. El gerente y la administradora de esa firma ya han sido detenidos. El Gobierno ha solicitado al Ministerio Público que pida prisión preventiva para las dos.

Algunos de los familiares de las personas que participaron en la fiesta y testigos sostienen que la estampida se produjo debido a que la policía usó gas lacrimógeno en la operación para desalojar el establecimiento, algo que el Ministerio del Interior desmiente. Geraldine Palacios, hermana de una de las personas fallecidas y quien también estuvo en la discoteca, ha afirmado a Radioprogramas que la policía disparó cuando entró y que eso fue lo que asustó a las personas.

Perú vive en estado de emergencia desde el 18 de marzo a causa de la pandemia del nuevo coronavirus. La disposición incluye un toque de queda entre las 10 de la noche y las cuatro de la madrugada, y la suspensión de los derechos constitucionales de reunión y tránsito. Además, el Gobierno prohibió el pasado 12 de agosto las reuniones sociales y familiares a raíz de una escalada en las cifras del contagio y muertes.

A fines de junio, el Gobierno decidió poner fin a la cuarentena debido al desplome de la economía a pesar de que los indicadores de la enfermedad mostraban que la covid continuaba en expansión. La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, dijo el jueves en una conferencia con la prensa que el incremento de infecciones en julio y agosto se debe a los encuentros sociales posteriores al fin de las medidas de confinamiento. Hasta la fecha, el país cuenta 594.326 casos acumulados y 27.663 personas fallecidas.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) reportó el pasado jueves una caída del 30% del PIB en el segundo trimestre, la peor cifra en la historia del país sudamericano. La ministra de la Mujer, Rosario Sasieta, ha pedido la máxima sanción para los responsables del hecho que calificó como un “homicidio doloso con fines de lucro”. “Esa reunión ha sido una fuente de contagio extraordinaria, es posible que como consecuencia en algunos días haya 20 o 30 familias afectadas”, comentó este domingo el infectólogo Eduardo Gotuzzo en la emisora RadioProgramas.

Durante una actividad en Arequipa, el presidente Martín Vizcarra pidió al Ministerio Público una “rigurosa investigación”. “Esas 13 vidas se hubieran podido salvar si no hubiera este tipo de comportamiento negligente”, dijo en alusión a los dueños del establecimiento y los asistentes a la fiesta. “Reflexionemos, no perdamos más vidas por negligencia y por falta de responsabilidad”, añadió Vizcarra, casi 15 horas después de conocerse el trágico saldo de la intervención policial.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales