Kim Jong-Un: "No habrá más guerras en esta tierra gracias a las armas nucleares de Corea del Norte"


¡Tambien te puede interesar

Kim Jong-Un: "No habrá más guerras en esta tierra gracias a las armas nucleares de Corea del Norte" - España Madrid Noticias


Translate Google:

Kim Jong-Un: "No habrá más guerras en esta tierra gracias a las armas nucleares de Corea del Norte"

2 meses publicado 93
Compartir en Redes Sociales

67 aniversario del final del conflicto

LUCAS DE LA CAL

Corresponsal

Pekín

Martes, 28 julio 2020 - 16:34

Pyongyang (Korea, Democratic People''s Republic Of).- A photo released...
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, con sus generales en Pyongyang. KCNA EFE

Cuando se firmó el armisticio de la Guerra de Corea, el 27 de julio de 1953, los soldados surcoreanos que quedaron atrapados en el norte pensaron que pronto volverían a casa. Nunca imaginarían que la mayoría de ellos se convertirían en indefinidos prisioneros de lo que se iba a ser el régimen más hermético del mundo.

Al final de la guerra, alrededor de 50.000 prisioneros surcoreanos quedaron varados en Corea del Norte. Pyongyang tan solo repatrió a 8.726 tras el armisticio. Estos soldados fueron asignados dentro de la casta social más baja. Nunca se quitaron la etiqueta de "enemigos". Un estigma que heredaron sus hijos, que no pudieron recibir educación superior o la libertad de elegir un trabajo.

El pasado 7 de julio, un tribunal de Corea del Sur dictaminó que el líder norcoreano Kim Jong-un debía pagar 35.000 dólares por daños y prejuicios a dos ex prisioneros de guerra que estuvieron detenidos en Corea del Norte durante décadas. No hay precedentes en una decisión que es más simbólica que efectiva, pero que podría ayudar a impulsar más denuncias similares contra el régimen.

Ambos ex prisioneros, Han (85 años) y Noh (91 años) decidieron presentar su demanda contra Kim Jong-un en 2016. Los dos fueron retenidos en el Norte y sometidos a trabajos forzados tras el final de la guerra en 1953. Han estuvo trabajando como minero hasta que pudo escapar en 2001 y Noh logró huir un año antes.

En este 67 aniversario del final del conflicto, el dictador norcoreano ha visitado un cementerio nacional a las afueras de Pyongyang donde están enterrados varios de los caídos en la guerra. Durante un acto que los norcoreanos consideran la "victoria del pueblo coreano en la gran Guerra de Liberación de la Patria", Kim Jong-un entregó pistolas conmemorativas a mandos militares. En su discurso ante un grupo de veteranos de la contienda, Kim defendió que su país no vivirá más guerras gracias a su "disuasivo potencial nuclear", que ha calificado de "autodefensivo, confiable y efectivo". Añadió además que las armas nucleares permitirían a Corea del Norte defenderse "contra cualquier presión militar y alta amenaza de los imperialistas y hostiles."

La contienda sigue

La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que el conflicto comenzó cuando Kim Il Sung, el abuelo del actual líder, invadió el Sur en un intento de reunificar la península coreana por la fuerza. Sin embargo, Corea del Norte les enseña a sus ciudadanos que la guerra comenzó cuando Estados Unidos y Corea del Sur marcharon hacia el Norte. El armisticio se firmó pero, técnicamente, los dos países vecinos siguen en guerra.

En abril de 2018, una semana antes de una cumbre entre el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, ambas naciones habilitaron el llamado teléfono rojo entre sus dirigentes. "Una conexión histórica", rezaban los titulares. Desde entonces, se establecieron varias líneas directas de enlace que se rompieron en junio por parte de Pyongyang. Ahora las relaciones entre los dos vecinos vuelven a estar completamente estancadas, aunque ya rompieron muchos de sus contactos después de la fallida cumbre de Hanoi de 2019 entre Kim Jong Un y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Esta semana, una nueva confrontación -narrativa- ha estallado entre las dos Coreas. En este caso, por el coronavirus. El domingo, Corea del Norte declaró el estado de emergencia y un encierro en la ciudad fronteriza de Kaesong después de que una persona que supuestamente presentaba los síntomas de la Covid-19 retornara de Corea del Sur. La agencia estatal de noticias, KCNA, dijo que el hombre, un desertor de 24 años, "posiblemente estaría infectado de coronavirus". De ser así, sería el primer caso que oficialmente reconocen las autoridades de Corea del Norte.

El hombre había vuelto a su país el 19 de julio. Según el ejército surcoreano, habría cruzado nadando al Norte a través de la desembocadura de los ríos Han e Imjin, en el flanco oriental de la militarizada frontera entre ambos países. No queda claro aún por qué el desertor había regresado al Norte. Pero la agencia de noticias surcoreana Yonhap informó que la policía había buscado al hombre para interrogarlo después de que un compañera desertora lo acusara de violarla el mes pasado.

Ayer, desde Seúl afirmaron que no creen que el desertor estuviera infectado. "Esta persona ni está registrada como paciente de Covid-19 ni está clasificada como una persona que haya tenido contacto con pacientes con el virus", explicó Yoon Tae-ho, máximo responsable de tareas de desinfección del país. Yoon también apuntó que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Infecciosas sometió a las pruebas PCR a dos personas que tuvieron contacto directo con el desertor, y que ambos habían dado negativo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales