Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020: ¿quién ganará?


¡Tambien te puede interesar

Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020: ¿quién ganará? - España Madrid Noticias


Translate Google:

Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020: ¿quién ganará?

1 mes publicado 26
Compartir en Redes Sociales

Faltan siete semanas para que se realicen las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Se pronostica que serán muy reñidas, en medio de un escenario de crisis agravada por el impacto de la pandemia de la COVID-19, que supera los 6 millones de personas contagiadas y las 190 mil muertes. A ello se le suma la recesión económica que ha provocado que aproximadamente 30 millones de personas hayan tenido que solicitar beneficios de desempleo y casi 40 millones estén amenazados de ser expulsados de sus viviendas por los impagos acumulados; y las masivas protestas contra el racismo y la brutalidad policial en toda la nación.

El martes 3 de noviembre, el presidente republicano Donald Trump intentará la reelección frente a su contendiente demócrata Joe Biden, ex vicepresidente de Barack Obama (2009-2017). Estará en juego si se mantiene en materia de política interna y exterior el predominio ideológico del conservadurismo –con posiciones neofascistas– de ganar Trump, o se retornará al liberalismo –con enfoques neoliberales– con la victoria de Biden.

Desde inicios de septiembre y ante los efectos de la pandemia, comenzó la distribución de las boletas electorales en varios estados para que las personas emitan sus votos desde sus casas. Existe preocupación por los demócratas de que el gobierno de Trump incida en que no se garantice por el Servicio Postal de Estados Unidos la entrega de las boletas, su posterior distribución en los lugares habilitados para el conteo de los votos, que no se cuente con el equipamiento suficiente para su procesamiento y no exista el personal requerido para realizar el escrutinio.

Varios analistas coinciden en que la masividad en los sufragios favorecería al Partido Demócrata, entre otros factores por tener mayores posibilidades de atraer el voto de las minorías, que se sienten afectados por las políticas implementadas por la actual administración. Según el Centro de Investigación Pew se estima que 32 millones de electores son de origen hispano o latino, 30 millones afroestadounidenses y más de 11 millones asiáticos.

Otro de los factores que inciden en los resultados es la participación de la ciudadanía en el proceso electoral, que desde 1972 no ha superado nunca el 60%. Por ejemplo, en las pasadas elecciones presidenciales asistió cerca del 56%. Es por ello que el Partido Demócrata intenta conquistar al grupo minoritario más grande en estos comicios, con promesas que satisfagan sus principales problemas vinculados a los servicios de salud, educación, empleo e inmigración. Mientras que los republicanos se concentran en tratar de suprimir la mayor cantidad de esos votos a los demócratas.

Los estados de California, Texas, Nueva York y Florida, concentran la mayor población latina y coincide que son los estados que más votos electorales otorgan para la elección presidencial. Se debe tener en cuenta que desde 1924 todos los candidatos republicanos que han ganado las elecciones presidenciales también han ganado la Florida. Algunos expertos estiman que si Trump pierde los 29 votos electorales que otorga ese estado, perderá la reelección.

“La Promesa de América”

Bajo ese lema la campaña de Biden está centrada en atacar al actual mandatario al presentarlo incapaz de resolver las crisis por las que atraviesa la nación: la pandemia, la creciente debacle económica, el racismo sistémico y la amenaza del cambio climático. Durante la Convención Nacional Demócrata presentaron a Trump con falta de liderazgo para enfrentar la pandemia y como el principal responsable de los actos de violencia en el país.

Atendiendo el escenario político actual, Biden propuso como su compañera de fórmula para la vicepresidencia, a Kamala Harris, la primera mujer negra en esta candidatura y, además, de la primera de origen asiático. Su padre es de Jamaica, su madre de la India. Fue senadora por California y logró ser la primera mujer fiscal general del mismo estado.

La elección de Kamala Harris estuvo dirigida a recuperar los espacios perdidos por los demócratas en el electorado afroestadounidense, latino, y femenino. Además, apoya el creciente movimiento de Black Lives Matter (Las vidas negras importan) y podría también atraer al electorado más joven, que apoyaban a los candidatos progresistas, como Bernie Sanders o Elizabeth Warren.

La campaña de Biden anunció una recaudación récord de fondos en agosto de 364,5 millones de dólares, más del doble de lo reunido en julio. Hasta la fecha habían gastado 414 millones en las actividades de campaña.

“Tierra de Grandeza”

Bajo ese lema la campaña de Trump está centrada en arremeter contra el candidato demócrata al presentarlo como de la “izquierda radical” y culparlo por las protestas contra el racismo y la brutalidad policial en toda la nación. Uno de los principales mensajes está dirigido a evitar que tomen el poder los demócratas a quienes catalogan de anarquistas, socialistas, comunistas y marxistas. De igual forma mantuvieron la plataforma electoral nacionalista empleada en las elecciones del 2016: “Primero Estados Unidos de América y hacerla grande de nuevo”.

Otro de los ejes centrales de su campaña  está dirigido a enfatizar que el actual presidente  es el único capaz de restaurar la “ley y el orden” en el país ante la situación caótica que se vive en las calles. De esta forma intenta asegurar que sus bases políticas se mantengan comprometidas. Asimismo promueve la confusión al anunciar que la única forma que tienen los demócratas de ganar es a través del fraude, lo que le permite ir preparando a la opinión pública estadounidense que ante supuestas irregularidades electorales Trump se autoproclamará ganador.

En varias ocasiones el candidato republicano alude a sus éxitos en la recuperación de la economía del país. En su discurso de proclamación como candidato durante la Convención Nacional Republicana afirmó: “he creado la más fuerte economía en la historia del mundo”. Sobre la recaudación de fondos aún no han difundido sus números de agosto, tras obtener en julio 165 millones de dólares, aunque hasta la fecha han gastado más de 800 millones de dólares por la reelección del presidente.

En el evento, el mandatario amenazó con que “Joe Biden sería el destructor de la grandeza americana”. Presentó como línea de mensaje fundamental que “estas elecciones decidirán si salvamos el sueño americano o si permitimos que una agenda socialista derribe nuestro querido destino”.

Comportamiento de las encuestas

El candidato demócrata aventaja a su contendiente republicano por un promedio de 6.9 puntos en la intención del voto en las encuestas de opinión nacional. Según el portal especializado Real Clear Politics, el 49.9% de los encuestados señalaron que votarían por Biden, mientras que el 43 lo harían por Trump. Durante todo el 2020 el candidato demócrata ha estado por delante y ha llegado a tener una ventaja de 10 puntos en algunos momentos. Sin embargo, advierten que Trump ha recortado la ventaja luego de la Convención Nacional Republicana.

Esas estadísticas reflejan cómo pudiera comportarse el voto popular, que en última instancia no decide el ganador de las elecciones, teniendo en cuenta que es un proceso de sufragio indirecto. En la historia de Estados Unidos, cinco candidatos presidenciales han obtenido más votos que su oponente, y han perdido las elecciones. La más reciente fue Hillary Clinton, quien en 2016 logró casi 3 millones más de boletas que Trump, y perdió al obtener 232 votos electorales contra los 306 alcanzados por su rival.

Los candidatos deben ganar cada Estado para sumar electores y obtener al menos 270 votos del colegio electoral de un total de 538. Según Real Clear Politics, Biden tiene asegurado hasta el momento 212 votos electorales, Trump 115 y están en disputa los 211 restantes. La ampliación de la disputa electoral se ha estado produciendo gradualmente durante las últimas elecciones. Actualmente hay 15 estados en la categoría de indecisos, por lo que ambas partes tienen todo tipo de posibilidades.

El candidato demócrata aventaja a su contendiente republicano por un promedio de solo 1.2 puntos en la intención del voto en las encuestas de opinión en la Florida. Según Real Clear Politics el 48.2% de los encuestados señalaron que votarían por Biden, mientras que el 47% lo harían por Trump.

¿Quién ganará?

A 54 días de las elecciones presidenciales en Estados Unidos es muy difícil pronosticar sus resultados por el alto nivel de incertidumbre. Aún falta por celebrarse los tres debates presidenciales que tienen cierta influencia en el electorado, sobre todo en los indecisos. El primero se realizará en la ciudad de Cleveland el 29 de septiembre, el segundo en Miami el 15 de octubre, y el tercero en Nashville el 22 de octubre.

Todavía Trump tiene capacidad de maniobrar con nuevas órdenes ejecutivas en respuesta a la crisis generada por la pandemia que tienen un impacto directo en el electorado y pudiera presentarse como el “salvador” de los estadounidenses en caso de una vacuna contra la Covid-19. No obstante, según el Centro de Estudios Pew, el 53% de los votantes rechaza al actual presidente, frente al 42% en relación al rival demócrata.

Otro de las factores que influye en determinados sectores estadounidenses son las revelaciones  divulgadas en varios libros sobre el comportamiento de Trump, publicados por ex integrantes de su gobierno, periodistas y hasta una sobrina, que han tenido millones de ventas.  Todos coinciden en sus respectivos textos que el mandatario presenta serios problemas de personalidad que lo invalidan para dirigir el país. Precisamente ayer comenzó a circular extractos de un nuevo libro del reconocido periodista Bob Woodward, titulado “Rabia”, donde documenta que el presidente de Estados Unidos admitió que trató de minimizar la amenaza letal del nuevo coronavirus a comienzos de la pandemia.

Varios especialistas coinciden en que el manejo en el enfrentamiento a la Covid-19 incidirá en los resultados de las elecciones, aunque los estimados para esa fecha son bastante desastrosos. El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud de la Universidad de Washington, calcula que para el 3 de noviembre Estados Unidos habrá superado los 258 000 fallecidos.

Es conocido que la figura de Biden no tiene el empuje necesario para derrotar por si solo a Trump, por lo que acudió a su compañera de fórmula Kamala Harris.  Los millones que han están recaudando en los últimos meses que se invierten en eventos de campaña, publicidad y otras acciones, los sitúa en mejor posición para enfrentar al actual mandatario, quien ha logrado recaudar más fondos durante la campaña. De ocurrir una avalancha de los demócratas a las urnas es altamente probable una victoria de Biden.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales