¿Cómo afecta la Covid-19 a los programas para personas con VIH?


¡Tambien te puede interesar

¿Cómo afecta la Covid-19 a los programas para personas con VIH? - España Madrid Noticias


Translate Google:

¿Cómo afecta la Covid-19 a los programas para personas con VIH?

3 meses publicado 57
Compartir en Redes Sociales

Al propagarse la pandemia del nuevo coronavirus por el mundo, ha generado un impacto en la implementación de diversos programas sanitarios para las personas con ciertas enfermedades, especialmente, en aquellos de mayor vulnerabilidad.

LEA TAMBIÉN:

¿Cómo influye la Covid-19 en seguimiento de otras enfermedades?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha referido que la pandemia también afectó “gravemente” el acceso a los medicamentos para las personas que viven con el VIH, así como la respuesta mundial al SIDA.

El director general de esta organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, instó a que la comunidad internacional no olvide los esfuerzos de la lucha contra el VIH - Sida, a consecuencia de la pandemia de Covid-19, y alentó a hacer todo lo posible para garantizar la prestación “segura de servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento para todas las personas que viven afectados por el VIH”.

“Si bien abordar la Covid-19 es una prioridad mundial, no debemos darle la espalda a los 38 millones de personas que viven con el VIH y a los millones más en riesgo de infección”, advirtió el titular de la OMS.

Información, cuarentena y acceso a la atención

Una encuesta en línea realizada por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) arrojó que, en América Latina, “a pesar de los esfuerzos de comunicación de las autoridades nacionales de salud y las organizaciones internacionales que lideran la respuesta a la Covid-19”, de 2.300 personas consultadas en 28 países de la región, cerca de un 31 por ciento declararon “que no habían recibido suficiente información sobre cómo prevenir la transmisión del nuevo coronavirus”.

En cuanto a la atención sanitaria, la pesquisa mostró que cinco de cada diez personas “tienen dificultades para obtener su tratamiento antirretroviral durante la pandemia”, a la vez que menos de dos de cada diez personas recibieron medicamentos antirretrovirales en sus hogares.

De igual forma, trascendió que “solo a tres de cada diez personas se les ha ofrecido la opción de telemedicina, y cuatro de cada diez que viven con VIH en América Latina afirman que necesitan apoyo psicológico para abordar la ansiedad generada por la Covid-19”.

Las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades están haciendo la diferencia, apoyando a las personas que viven con VIH durante la pandemia de #COVID19.

Deben ser incluidas en las respuestas a las epidemias y reconocidas como esenciales.@VPositivamen

— ONUSIDA Latina (@OnusidaLatina) July 17, 2020

Las medidas de contención de la pandemia contempló, en la mayoría de los países, largas cuarentenas, por lo que el confinamiento, de acuerdo con ONUSIDA, contribuyó a aumentar e incentivar el estigma y la discriminación.

“Por ejemplo, en países que tienen restricciones de género para salir de casa durante la cuarentena, la violencia hacia las personas con una identidad o expresión de género diferente a la que aparece en su identificación oficial puede aumentar”.

Medicamentos y tratamientos

La incapacidad de los proveedores para entregar a tiempo los medicamentos antirretrovíricos, así como el cierre de los servicios de transporte terrestres y aéreos, y el acceso limitado a los servicios de salud dentro de los países, han sido algunas de las consecuencias de la pandemia para las personas que viven con VIH.

Otra encuesta realizada por la OMS, a inicios de julio, mostró un panorama poco alentador en cuanto al acceso a la medicina, pues un total de 73 países advirtieron que corren el riesgo de que se agoten las existencias de medicamentos antirretrovíricos como consecuencia de la pandemia.

De acuerdo con el organismo sanitario internacional, se preveía que “una interrupción de seis meses en el acceso a los medicamentos antirretrovíricos podría resultar en una duplicación de las muertes relacionadas con el SIDA en África subsahariana solo en 2020”.

Presentación de los resultados de la II Encuesta de PVVIH durante la COVID 19 con ALEP

COVID-19 es una pandemia global sin precedentes actuales, un reto a los sistemas de salud locales y una emergencia en la respuesta a la salud pública.Para ayudar a mitigar el impacto de COVID-19, ONUSIDA lanzó una encuesta rápida para tener un mejor entendimiento de las necesidades de las personas que viven con el VIH en la región de América Latina y el Caribe, incluyendo aspectos como el acceso a la salud, a la disponibilidad del tratamiento antirretroviral, además de otros aspectos importantes, incluyendo la protección social y la migración.Los resultados de la Encuesta guiarán la respuesta de ONUSIDA en América Latina y el Caribe, para contribuir a detener la propagación de la infección y mitigar las repercusiones de la pandemia, pero manteniendo en el centro de la respuesta los Derechos Humanos y las necesidades de las poblaciones en mayor vulnerabilidad, con la consigna de no dejar a nadie atrás.ONUSIDA agradece la participación de las 2,300 personas que contestaron la encuesta, enriqueciendo la diversidad de los resultados.

Publicada por ONUSIDA LATINA en Miércoles, 8 de julio de 2020

Asimismo, refieren la OMS y ONUSIDA, que en 2019, cerca de 8.3 millones de personas contaban con tratamientos antirretrovíricos en los 24 países que actualmente adolecen de escasez de suministros, lo que “representa aproximadamente un tercio de todas las personas en tratamiento contra el VIH a nivel mundial”.

En este sentido, explican que si bien no existe una cura para el VIH, “los tratamientos antirretrovíricos pueden controlar el virus y prevenir la transmisión sexual a otras personas”.

Interrupción de respuesta mundial al SIDA

“No podemos permitir que la pandemia de Covid-19 revierta los logros cosechados con tanto esfuerzo en la respuesta mundial a esta enfermedad”, afirmaba el titular de la OMS, a la vez que alertaba sobre el estancamiento de los programas de respuesta al VIH en el mundo.

Desde el año 2000 y hasta el 2019, algunos de los avances más significativos se registraron al disminuir las muertes por VIH en un 51 por ciento, mientras que el número de nuevas infecciones cayó un 39 por ciento. En tanto, “en los últimos dos años, el número anual de infecciones nuevas por VIH se contuvo en 1.7 millones y solo se logró una ligera reducción en el número de muertes relacionadas con el VIH, de 730.000 en 2018 a 690.000 en 2019”.

No obstante, según estimaciones de la OMS y ONUSIDA, más de 25 millones de personas no recibirán medicamentos antirretrovíricos, y para 2020, alertan, no se alcanzarán las metas mundiales más importantes.

Paralelamente, tanto servicios de prevención, como pruebas del VIH, “no están llegando a los grupos que más los necesitan”, por lo que será fundamental que estos programas “estén mejor enfocados para revitalizar la respuesta mundial al VIH”.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales