Blanca Rosa Blanco: “He empleado el aislamiento para alimentar la creatividad”


¡Tambien te puede interesar

Blanca Rosa Blanco: “He empleado el aislamiento para alimentar la creatividad” - España Madrid Noticias


Translate Google:

Blanca Rosa Blanco: “He empleado el aislamiento para alimentar la creatividad”

2 semanas publicado 26
Compartir en Redes Sociales

Blanca Rosa Blanco: Foto: Cortesía del entrevistado.

Un amigo común me invitó a conocerla. Era el “invierno” de 2019 y viajé hasta la Villa de Trinidad. Durante años la había admirado por esa fuerza suya a la hora de encarnar los más disimiles personajes y ahora debutaba como directora de cine.

Por eso tal vez pensé encontrar a una diosa egipcia: altiva, orgullosa, soberana por encima del bien y del mal. Sin embargo su sencillez y carisma me destrozaron. Tomó asiento en un taburete, como haría cualquier criolla y me preguntó por el pueblo que estaba a punto de recibirla. Nunca lo olvidaré.

Compartí varias horas con ella y al despedirnos me había convertido en un mejor ser humano. Nunca se lo dije, pero es la verdad; como lo es también el hecho de que el tiempo vuela y el SARS-CoV-2 ha truncado sueños y esperanzas.

Sé que los artistas, especialmente los actores, han estado entre los más afectados por el impacto de la COVID-19. Metas pospuestas, proyectos inacabados, teatros en silencio. Así que Cubadebate se acerca a esta realidad desde la perspectiva de Blanca Rosa Blanco, primerísima actriz cubana.

“Han sido tiempos muy duros emocionalmente, pero a la vez, de alguna forma, sientes que la vida es más valiosa. Para los actores ha sido difícil porque se ha limitado nuestra expresión artística. Esos sentimientos se traducen en frustraciones, y son un reflejo de lo que ha significado la etapa, no importa lo creativo que uno haya querido ser.

En lo personal, aunque he podido canalizar proyecciones hacia un futuro, he vivido más en el hoy. Estar en el presente es a veces muy pragmático y los sueños lucen lejanos.

Yo regresé a Cuba el 3 de marzo con “Retorno”, un documental recién filmado en la isla Santa Cruz de la Palma y al menos tuve la oportunidad de editarlo y llegar al momento en el cual estamos, de entrar en una posproducción.

Somos un equipo que integran también mi pareja y productor Carlos de la Huerta y el fotógrafo Alexander González. El resultado del esfuerzo son 54 minutos que me fascinan y espero les guste a todos”.

—Fui testigo de lo vivido cuando los cines de provincia volvieron a la vida en 2019 gracias a la iniciativa de presentar “El regreso”. Seguí tus pasos de cerca en esa ocasión y sé, le devolviste la risa a miles de personas. ¿Sigue esa pasión dentro de ti?

“Hay mucha necesidad de que quienes producimos audiovisuales nos acerquemos a otras ciudades del país, a las comunidades, toquemos su realidad y estoy convencida de que la idea no va a morir.

Fue una experiencia fabulosa la de “El regreso”, así como ir con la película debajo del brazo a las provincias, especialmente a Sancti Spíritus que fue el primer territorio que se sumó a la idea.

Mientras más personas se integren al movimiento, más los acercaremos a las salas de cine. Los artistas tienen la responsabilidad de llevar su obra incuso a zonas apartadas”.

—¿Qué otros proyectos han ocupada la mente y la gestión de Blanca Rosa Blanco en tiempos de coronavirus?

“Retomé “Retrospectiva”, una serie de 13 capítulos que supuestamente llevaba 5 años engavetada y que junto a los guionistas Cary Cruz Balmaseda y Ariel Amador, además de otros profesionales, ponemos todo el afán del mundo en que salga adelante.

Trabajamos ahora en su rescritura y tan pronto como las condiciones lo permitan la dirigiré y también actuaré discretamente. Los actores principales tienen ya los guiones y hay un productor encargado del proyecto que será liderado por RTV Comercial, con la ayuda de Cubavisión Internacional.

Si te resumo lo que he hecho desde que llegó la COVID-19 a Cuba te diría que he empleado el aislamiento en alimentar la creatividad y ha sido muy complicado aprovechar el tiempo, esto nos ha superado, pero de todos modos intento estar preparada para cuando digan: ¡listo!.

Pienso además, debemos aprovechar los nuevos formatos que ofrecen las plataformas culturales y sumarlos a la creación, en la medida de nuestras posibilidades, claro. Se trata de estudiar y escucharnos más, de entender las diferencias de opiniones, crear tu propio canal, o tu propio blog. Nos encaminamos a modificar las formas de expresión y soy del criterio que para los artistas, ha sido complicado ese aspecto.

Hay muchos proyectos truncados y te reitero, es difícil para nosotros, aunque tratamos siempre de ver el lado positivo de la vida”.

—En su debut como directora de cine tuve la oportunidad de entrevistarla y me confesó sentirse atraída por la nueva faceta profesional. A más de un año del estreno de “El regreso”: ¿prefiere actuar o dirigir?

“Soy actriz cien por ciento; lo que trato es, a partir de la dirección y la puesta en escena, impartir mis modestos conocimientos, pero con una visión más desde el actor.

Yo seguiré actuando, pero creo se pueden llevar las dos pasiones de la mano porque están muy cerca, la una de la otra. Este año apliqué para El Fondo de Fomento del Cine Cubano, con un proyecto que venía escribiendo desde hace tres años y decidimos, entre el productor Carlos de la Huerta y yo, presentarlo. Ahora estamos a la espera de los resultados”.

—¿Continuarías apostatando por el género policíaco, dentro de tus principales aspiraciones para con el séptimo arte?

“Haber roto un poco las reglas trajo como consecuencia contradicciones y diferentes estados de opiniones en relación con la Crítica, pero no me quejo. Al final los críticos ejercen su ejercicio y nosotros el nuestro. Las pretensiones que tenía el equipo de “El regreso” las cumplimos. Tuvimos una película que llenó los cines y pudimos medir la temperatura de un género muy querido por los cubanos, en el cual yo había experimentado durante muchos años en la televisión.

Te repito, se cumplió ese objetivo y fue un regalo que le hicimos a miles y miles de personas que demandaban por un género que no se había podido llevar al séptimo arte de esa manera.

Mi próximo proyecto es un drama social, o sea, mi carrera no estará encaminada toda la vida en torno a los policíacos aunque me gustan y los puedo defender, pero tengo otras inquietudes, otras prioridades y no creo que la vida me de tantos años como para concretar lo que tengo en mente.

Por lo pronto me quedo con la satisfacción de haber abierto una puerta y ojalá que otros retomen el género, o se valore la posibilidad de adaptar al cine, obras policíacas de escritores cubanos”.

¿Qué impresión dejó en Blanca Rosa Blanco la telenovela “El rostro de los días”?

“A mi juicio sí cumplió el objetivo como género. No soy especialista pero he incursionado mucho en la telenovela y sé el alcance que puede llegar a tener, desde esa posición respondo tu pregunta.

Sencillamente sucedió mucho de manera circunstancial que hizo posible que la telenovela se colocara en el lugar donde se colocó. Yo respeto mucho a los actores y el trabajo de la creación, y sé también que a veces es muy complicado hacer que cumpla todas las expectativas.

Creo que le estamos pidiendo a la telenovela un nivel de “pensamiento” que no es del género y muchas veces hay diferencias entre esas exigencias y lo que realmente el pueblo quiere consumir. Hay que educar al pueblo, no es menos cierto, pero hay que hacerlo de forma progresiva porque se corre el riesgo de gastar recursos en productos que al final la gente no va a preferir.

“El rostro de los días” tuvo valores, aunque tuvo también discrepancias, pero lo cierto es que sus valores y aciertos fueron muchos más.

No podemos confundir tampoco el camino por el cual transita un género como la telenovela. Tampoco creo que necesite reflejar con total exactitud una realidad cubana, porque no lo veo así. Esa es mi opinión no especializada.

A veces creemos que la Habana es Cuba y muchos se olvidan de que existe una parte importante de la población, con pocas posibilidades de entretenimiento, que hacen de la telenovela el centro de sus vidas. A las audiencias hay que ofrecerles varias opciones y que sean ellos quienes elijan el producto que deseen consumir.

La realidad cubana está compuesta por tantos sectores y tantas personas, es tan amplia y tan diversa que no podemos enfocarnos en la visión de una sola persona. La realidad cubana es Cuba en sí y Cuba es plural.

Imagínate al elenco de “El rostro de los días” viajando por la Isla y compartiendo con las personas. Yo fui a Guantánamo en ocasión del estreno de “El regreso” y lo vivido fue increíble y es por eso, porque casi nunca se hace el esfuerzo para que esto ocurra.

Ahora la Covid nos lo impide, pero si se pudieran llevar a los artistas en un recorrido, cuántas enseñanzas, cuánta sabia, cuánta alegría y alimento espiritual para las personas”.

—¿Cuál ha sido la mayor añoranza de Blanco Rosa Blanco en los meses de aislamiento social?

“Sin lugar a dudas mi hijo, que no está en Cuba y que normalmente nos encontrábamos cada uno o dos meses. En noviembre va a hacer un año ya que no lo veo y es por mucho la nostalgia más fuerte que siento. La verdad, es angustiante no tenerlo cerca. Quienes viven conmigo no lo perciben porque trato de enmascararlo, pero es extremadamente doloroso el estar alejada de la posibilidad de verlo.

Necesito mucho la relación de cercanía que tenemos. Mi hijo y yo somos una familia inseparable, cada uno muy concentrado en sus proyectos, pero lo extraño con cada fibra de mi ser”.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales