Ansu Fati, el niño de los récords


¡Tambien te puede interesar

Ansu Fati, el niño de los récords - España Madrid Noticias


Translate Google:

Ansu Fati, el niño de los récords

1 mes publicado 24
Compartir en Redes Sociales

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Anssumane Fati Vieira nació hace 17 años en Bissau, la capital de uno de los países más pobres del mundo, Guinea-Bissau, donde la esperanza media de vida no supera los 58 años. Su selección de fútbol nunca ha participado en un Mundial y tan sólo una vez en la Copa de África, en la que quedó última de su grupo. En esas condiciones, parecía muy difícil que un niño procedente de una familia con pocos recursos económicos, que sólo contaba a su favor con la ilusión de jugar al balón y con unas condiciones por descubrir, pudiera llegar a ser alguien reconocido a nivel internacional en este deporte. Sin embargo, Ansu, como se le conoce, se ha convertido en el jugador más joven en marcar con la selección de España, el más joven en hacerlo en la historia de la Liga de Campeones y el más joven en marcar con el Barcelona en la liga española. ¿Cómo ha sido el camino que le ha llevado a ser en la actualidad una de las mayores promesas a nivel mundial?

Ansu se ha convertido en el jugador más joven en marcar con la Selección, en la Liga de Campeones y en la liga española

La vida de Ansu está marcada por la historia de su progenitor, Bori Fati, un antiguo futbolista que jugó de lateral izquierdo en equipos de su país, como el Sport Bissau e Benfica y el Sporting de Bafatá, una ciudad a 140 kilómetros al este de la capital. Allí conoció a la que se convirtió en su mujer, María Lourdes, que también jugaba al fútbol en el equipo femenino del Liceo. Bori y María Lourdes tuvieron una hija y dos años después, en 1994, se casaron. Tras tener a su segundo hijo, Braima, el progenitor decidió buscar un futuro laboral mejor, marchándose en 1998 a Portugal, donde tenía familia. En el país vecino estuvo tres años, hasta que un hermano suyo le comentó que en Andalucía necesitaban trabajadores para la obra del AVE entre Córdoba y Málaga. Bori se instaló en Herrera, una localidad de la provincia de Sevilla, donde siguió trabajando en diversas ocupaciones tras finalizar la construcción de la vía férrea.

A apenas 12 kilómetros de Herrera se encuentra Marinaleda, el pueblo que desde 1979 gobierna Juan Manuel Sánchez Gordillo, representante de la formación comunista Candidatura Única de Trabajadores. A oídos de Bori llegó que en ese municipio se ayudaba a los inmigrantes y en la puerta del ayuntamiento se presentó para pedir trabajo. El propio Sánchez Gordillo le ayudó a regularizar sus papeles y aprovechando que Bori tenía carné de conducir le ofreció un puesto como conductor de un camión de la basura. Hasta tal punto se ganó la confianza del alcalde, que poco después se convertiría en su ayudante, llevándole en coche cuando tenía que ir al Parlamento de Andalucía.  Tras conseguir un trabajo estable, su siguiente objetivo fue reagrupar a su familia en España. Sin embargo, el coste económico del viaje se escapaba a sus posibilidades económicas. Así que fue el propio Sánchez Gordillo el que puso el dinero para que la mujer de Bori y sus hijos pudieran recalar en España en 2009.

El siguiente capítulo de esta historia nos lleva a un polideportivo de Herrera, donde el joven Ansu, con siete años, juega al fútbol con su hermano mayor Braima. Testigo de sus diabluras con un balón hecho con ropa fue el monitor de baloncesto del ayuntamiento, que no dudó en avisar a Jordi Figueroa, un integrante de la Escuela de Fútbol Peloteros Sierra Sur, con sede en la localidad. Cuando fue a verlo se quedó asombrado de las cosas que era capaz de hacer con la pelota. El director técnico de la Escuela, José Luis Pérez Mena, explica a CTXT que “hablamos primero con ellos y luego con su padre. Le dijimos que queríamos que estuvieran con nosotros en la escuela. Les proporcionamos unas botas de fútbol para que pudieran jugar en condiciones, porque no tenían. Ellos estaban acostumbrados a utilizar pelotas de trapo”. El responsable de Peloteros recuerda que “desde muy pequeño a Ansu se le veía que era diferente. Tenía una técnica y una velocidad endiablada. Hacía cosas que no eran normales en un niño de su edad, caños, gorros, tijeretas, pegarle con las dos piernas… Yo no había visto nada así. Para que le pararan tenía que jugar con niños que fueran tres años mayor que él”.

En su etapa juvenil terminó por explotar, en 15 días pasó de jugar con el juvenil A a disputar partidos con el Barcelona ‘B’ y a debutar con los mayores

Las cualidades de Ansu enseguida llegaron a los oídos de mucha gente y a Herrera empezaron a llegar representantes de equipos de Primera división de toda España.  Después de dos años en la Escuela Peloteros, Ansu se marchó al Sevilla, pero su estancia en el club hispalense no iba a durar mucho. Los más grandes querían contar con él y entre Real Madrid y Barcelona se estableció una pugna por incorporarlo a sus filas. Sobre este aspecto, Bori ha recordado siempre que “el Real Madrid nos daba más dinero, pero en ese momento su ciudad deportiva, Valdebebas, no tenía residencia para los chavales y aunque me ofrecían un piso, decidimos que se fuera al Barcelona, porque tenía residencia en La Masía”. El Sevilla intentó convencer a la familia, multiplicando lo que les había ofrecido el equipo catalán, pero Bori no se echó atrás. El equipo hispalense se tomó mal esa decisión y dejó a Ansu sin jugar varios meses. En 2012 puso rumbo junto a su hermano Braima a Barcelona, siendo el jugador más joven que ha entrado en La Masía.

La trayectoria de Ansu en el club azulgrana no ha estado libre de contratiempos. En 2015, una sanción de la FIFA le impidió jugar varios meses y en diciembre de ese mismo año, jugando un partido de categoría infantil ante el Espanyol, sufrió una grave lesión de tibia y peroné en su pierna derecha que le tuvo diez meses fuera de los terrenos de juego. Todo eso no fue óbice para que fuera confirmando las expectativas que había puestas en él, yendo siempre en categorías adelantadas a la que le correspondía por su edad. En su etapa juvenil terminó por explotar, hasta el punto de que en apenas 15 días pasó de jugar con el juvenil A, a disputar partidos con el Barcelona ‘B’, el primer filial blaugrana, y a debutar con los mayores. De esa forma, el 16 de septiembre de 2019, con apenas 16 años, Ansu jugaba sus primeros minutos con el primer equipo del Barcelona en partido de liga frente al Betis. Al final del choque se produjo una imagen icónica. El fuerte abrazo que le dio Leo Messi, como un gesto de bienvenida al grupo. El propio F.C. Barcelona comentó la foto diciendo: “El presente y el futuro”.

No hay muchos jugadores en el panorama actual con el desequilibrio que genera Ansu en las defensas rivales. Su capacidad para crear jugadas de peligro por sí mismo, gracias a su verticalidad, velocidad y regate, a lo que hay que unir una cierta facilidad para ver puerta (en la pasada temporada anotó siete goles en los 24 partidos en los que participó, con una media de un tanto cada 146 minutos), le convierten en un valor muy cotizado. Que Jorge Mendes, el afamado agente de jugadores, se haya convertido en su representante da una idea de las expectativas que genera. Uno de los más optimistas con su futuro es el que le vio desde pequeño. Pérez Mena afirma que “en mi opinión, no ha demostrado ni el 20% del potencial que tiene. Yo creo que está un poco cortado todavía, pero cuando ya se explaye y coja un poco de veteranía eso va a ser un espectáculo total. No me sorprende para nada lo que está haciendo. Quizá creía que iba a tardar un año más en poder explotar, pero ha sabido aprovechar las bajas de algunos compañeros”.

El potencial de Ansu hizo que hace un año el Gobierno español le concediera la nacionalidad española a petición de la Federación Española de Fútbol, en un proceso que duró apenas tres meses gracias a la llamada carta de naturaleza, que concede el Ejecutivo de forma discrecional “tras valorar la concurrencia de circunstancias excepcionales”. De esa forma, el futbolista azulgrana podía jugar con la selección española, evitando así que le captara Portugal, país que también se interesó por tenerle en su equipo nacional. Hay que tener en cuenta que Guinea-Bissau fue una antigua colonia portuguesa. La primera convocatoria de Ansu con la selección española absoluta no pudo ser más destacada. Tras debutar el pasado 3 de septiembre en Alemania en un partido de la Liga de Naciones, siendo el segundo jugador más joven en hacerlo en la historia del equipo nacional, su primera titularidad llegó tres días más tarde, frente a Ucrania, provocando un penalti nada más comenzar el partido y anotando minutos después su primer gol como internacional. Un tanto histórico ya que le permite ser el jugador más joven en anotar con la Selección. La anterior marca, en poder de Juan Errazquin, databa de hace 95 años.

Todo el descaro que muestra en el campo se vuelve timidez fuera de él, como señala el director técnico de la escuela Peloteros, que sigue teniendo contacto con Ansu y su familia. “En el campo se muestra con desfachatez, pero fuera es muy introvertido y sobre todo, buena gente. Desde que se fue a Barcelona vamos un par de veces a verlo. Este año nos dio entradas para presenciar el partido ante el Levante y nos regaló su camiseta. En Navidad estuvo aquí repartiendo balones a los niños. Son gente noble que no se olvida de sus orígenes”. 

La historia de Ansu nos deja la enseñanza de que por muy difíciles que sean las circunstancias a las que se puede enfrentar una persona en su vida no hay nada que no se pueda revertir. En apariencia lo tenía todo en contra para triunfar, pero con la tenacidad de su familia y la suya propia ha conseguido labrarse un futuro ilusionante. Él ha llegado donde quería, pero ahora le toca otra etapa complicada. Confirmar las muchas expectativas que ha generado.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales