A 30 años del primer grito de Marcelo Bielsa como entrenador


¡Tambien te puede interesar

A 30 años del primer grito de Marcelo Bielsa como entrenador - España Madrid Noticias


Translate Google:

A 30 años del primer grito de Marcelo Bielsa como entrenador

2 meses publicado 20
Compartir en Redes Sociales
El portero del Leeds, Kiko Casilla, en el partido del Leeds ante el Reading.El portero del Leeds, Kiko Casilla, en el partido del Leeds ante el Reading.Nigel Roddis / Getty

En enero de 2019, cuando la portería del Real Madrid se le alejaba más y más a Kiko Casilla, por el fichaje de Thibaut Courtois y la continuidad de Keylor Navas, el director deportivo del Leeds United, Víctor Orta, viajó a Madrid. Tenía un objetivo: mudar a Casilla (Alcover, Tarragona; 33 años) al equipo de Marcelo Bielsa. “Víctor me convenció con el proyecto. Era un equipo en la Championship, pero es un club de Premier League. El estadio, la afición, las instalaciones, la historia…”, explica Casilla en conversación telefónica con EL PAÍS. La duda del clima —”soy mediterráneo, la vida se ve mejor con el sol y aquí el sol se ve poquito”, bromea—, se disipó con el historial del Leeds (tres veces ganador de liga inglesa, subcampeón de la Copa de Europa en 1975) y la presencia de Bielsa. Pero Casilla, sobre todo, tras saltar del Cádiz en Segunda B al Santiago Bernabéu, previo paso por el Cartagena (Segunda A) y el Espanyol (Primera), quería comprobar eso que dicen que tiene el fútbol inglés. Y no le defraudó.

“Te pueden contar mil cosas, pero vale la pena vivirlo: estadios míticos, la afición muy cerca, ese ambiente inglés que domingo tras domingo, sea en el campo que sea, siempre está”, sostiene el meta del Leeds, recién ascendido a la Premier. “¿Mi preferido?”, dice Casilla, “el nuestro. Es el que más me ha impresionado. En partidos importantes, estás en el campo, miras para arriba y piensas: ‘Cómo mola esto’. Eso es el fútbol inglés de siempre”.

Del ruido en la tribuna al vértigo en el campo. “El juego de ida y vuelta es tremendo. Puedes estar ganando 2-0 y en dos jugadas te pueden remontar. Y nuestro estilo también es siempre a full. No tenemos la mentalidad de marcar un gol e ir para atrás. Si podemos, metemos siete”, asegura el catalán. Cuando habla de estilo, habla de Marcelo Bielsa.

”Es un tío muy inteligente. Su pasión y su vida es el fútbol. Y esas ganas de fútbol, fútbol y fútbol, al final, se las transmite al jugador. Y esa es la clave de este equipo. Y también, la clave de ascenso”. Dice Bielsa que el mote de loco se lo ganó a pulso. “Algunas respuestas que doy no coinciden con las que normalmente se dan. Es un apodo que está justificado y obedece a exageraciones de mi comportamiento”, se define el técnico rosarino. “De loco, poca cosa. Es más bien el mito. De exagerado, todo”, analiza Casilla. “Es difícil de explicar, para entenderlo hay que trabajar con él. Es muy duro, pero en todo momento sabes que todo lo que hace es para que el equipo mejore. Y eso no es una percepción mía. Es un hecho que se ha repetido a lo largo de toda su carrera: mejora al futbolista. Y en el fondo, en un ambiente tan competitivo, es lo único que nosotros queremos. Tenemos un mediocentro joven, Jamie Shackleton, que hace dos años valía dos millones. Hoy vale 25. Es consecuencia de todo el trabajo que Marcelo ha hecho con él. No es casualidad”.

Intenso, frontal, esencialmente formador. “A mí, con 33 años, también me ha ayudado”, admite. ¿Por ejemplo? “Marcelo se la juega mucho con los porteros. Y le gusta que seas valiente. Te puede llegar a decir algo cuando te quedas debajo de los tres palos, pero nunca te va a decir nada por arriesgar. Jugar con esa idea es muy divertido. En algunos partidos, di más toques yo que cualquier rival. Nunca me había pasado”, subraya Casilla. “Y sabe cuándo hablar con el jugador. No te abruma ¡Le mete magia en inglés, eh!”.

El portero catalán trabajó con Míchel, Valverde, Juan Ignacio Martínez, Javi Gracia, Aguirre, Pochettino, Benítez..., ninguno tan especial como Bielsa, ninguno tan carismático como Zidane. “Se puede decir que son polos opuestos, pero son dos tipos de una personalidad tremenda. Eso al jugador le gusta. Zizou es un fenómeno. Todos le tienen respeto. Ya cuando estaba Cristiano era increíble”.

Sanción por racismo

¿El respeto se lo gana ZZ con su pasado como futbolista? “Fue quién fue como jugador, por supuesto. ¿Qué le vas a cuestionar a Zizou? Pero es mucho más que lo que fue como futbolista y mucho más que su personalidad. Trabaja muy bien. Tiene muy buenas ideas. Al saber hay gente que lo llama suerte. Tiene la capacidad de mantener al grupo muy unido y motivado”.

A Casilla le quedan tres años más de contrato en el Leeds y piensa en la Premier. Todavía, sin embargo, le cuesta asimilar el golpe de la sanción que le impusieron. En marzo, la federación inglesa (FA) le castigó con ocho partidos y una multa de 70.000 euros por unos supuestos insultos racistas a Jonathan Leko, delantero del Charlton Athletic. “Es importante reconocer que Kiko siempre ha negado haber hecho esos comentarios racistas. La FA ha basado su decisión en la probabilidad en lugar de demostrar que es culpable más allá de cualquier duda”, lo defendió por entonces el Leeds. “Me sancionaron por una probabilidad. Me hizo mucho daño. La gente te critica sin ninguna razón y sin conocerte. Fue una injusticia. Pero es a lo que estamos expuestos, a que todo el mundo pueda opinar de ti y de tu trabajo”.

Una situación dura, potenciada en los tiempos de las redes sociales. “Solo vale el ruido de las redes. A muchos jugadores les condiciona su autoestima. Si no eres mentalmente fuerte, te puede hundir. Hay que cuidar a los jóvenes”, reflexiona Casilla, campeón de Europa con el Madrid de Zidane, campeón de la Championship con Bielsa.

Leer artículo completo

Compartir en Redes Sociales